Los colombianos no quieren un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La tarde del domingo 2 de octubre de 2016, el pueblo de Colombia salió a votar un histórico plebiscito para firmar un acuerdo de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y el grupo paramilitar.

¿El resultado? 50.2% de los participantes votó por el ‘no’, mientras que 49.8% optó por el ‘sí’.

PUBLICIDAD

La sorprendente decisión que dio la vuelta al mundo ocurió mientras 60% de la población se abstuvo de participar en el proceso.

Lee también: El triunfo del ‘No’ y la polarización en Colombia

Pese a los esfuerzos incluso internacionales para finiquitar el conflicto, la mala imagen de la guerrilla, con 52 años de antigüedad y más 8 millones de víctimas, fue clave entre los habitantes de Colombia.

La noticia sorprendió al mundo entero, después de que el pasado 23 de junio de este año, el gobierno colombiano y el grupo guerrillero firmaran un acuerdo de paz en Cuba.

El acuerdo preveía FARC ingresarán a la política legal. Sus 5,765 combatientes, según cifras de la guerrilla, debían concentrarse en 20 zonas para su desarme y posterior reinserción a la vida civil, un proceso de seis meses que sería supervisado por las Naciones Unidas, recordó el diario colombiano, El Espectador.

“El cese al fuego y de hostilidades seguirá vigente. Como Jefe de Estado conservo facultades para mantener orden público y garantizar la paz”, dijo Santos en su cuenta de Twitter.

El mandatario sudamericano añadió en su red social que, mañana 3 de octubre, convocará a una reunión con los opositores al acuerdo.

El inesperado resultado, ya que los sondeos anticipaban lo contrario, muestra la polarización sobre el grupo rebelde y la posibilidad de que se integre a la sociedad, luego de un conflicto de medio siglo. La decisión de los colombianos obliga ahora al presidente Santos a buscar consensos con la oposición, la cual rechaza la amnistía que el gobierno ofrece al grupo guerrillero.

Te puede interesar: Gobierno y FARC firman histórico acuerdo de paz en Colombia

 

Siguientes artículos

La crisis de expectativas que va más allá de Los Pinos
Por

Los mexicanos tenemos una forma muy arraigada —probablemente idiosincrática— de hablar mal de México en forma automática...