Entre los años 2008 y 2009, la fijación de precios acordada entre las compañías Bachoco, Pilgrim’s, San Antonio, Tyson y Pollo de Querétaro provocó pérdidas de 107 millones de pesos a los consumidores en la Ciudad de México, que en promedio tuvieron que pagar un sobreprecio de 32% al comprar pollo, de acuerdo con un análisis “ex post” de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

PUBLICIDAD

En el documento, el órgano regulador dijo que, en octubre de 2013, impuso una multa total por 132 millones de pesos (mdp) a los agentes económicos y personas físicas involucradas y les ordenó finalizar esta práctica monopólica.

Los sancionados acudieron, cada uno por su parte, al Poder Judicial a interponer amparos para no ser multados, aunque estos juicios quedan pendientes de resolución definitiva, dijo la Cofece.

El estudio que hizo el regulador detectó que durante 44 días, transcurridos entre 2008 y 2009, los agentes involucrados intercambiaron información y se coludieron para poner pisos mínimos en el mercado del pollo.

“Estas acciones anularon el proceso de competencia e impidieron a los consumidores acceder a precios más bajos y generaron ganancias extraordinarias a los agentes económicos coludidos”, agregó el organismo.

La Cofece también encontró colusión en el mercado de pollo en las ciudades de Chetumal, Cancún, Córdoba y Orizaba entre los años 2005 y 2010.

El mercado de pollo en la Ciudad de México y área metropolitana tiene un gasto anual relevante de 5,012 millones de pesos (mdp), según datos de la Cofece.

Bachoco es el productor de huevo y pollo más importante de México. La familia Robinson Bours es propietaria del 77% de la compañía y está en la posición 10 de la lista Forbes México de los mexicanos más ricos, con una fortuna calculada en 3,283 millones de dólares (mdd).

 

Siguientes artículos

FBI desbloquea iPhone de terrorista sin ayuda de Apple
Por

En un documento de dos páginas publicado el lunes, el Departamento de Justicia aseguró que el gobierno "ya no requiere"...