Existen diversos esfuerzos alrededor del mundo para que el secreto financiero no sea una limitante en la persecución del delito.

 

 

El Índice de Secreto Financiero, lanzado en noviembre de 2013, es aquel a través del cual se ordenan jurisdicciones de acuerdo con su secreto financiero y la escala de sus actividades. En el mismo se explica que es una clasificación políticamente neutral, así como una herramienta para entender el secreto financiero mundial, los paraísos fiscales o jurisdicciones secretas, y los flujos financieros ilícitos.

En la introducción del índice se menciona que los problemas van más allá de los impuestos. En la prestación de secretismo, el mundo offshore corrompe y distorsiona los mercados y las inversiones, la formación de éstos en formas que nada tienen que ver con la eficiencia. El mundo secreto crea un invernadero criminogénico para varios males, incluyendo el fraude, la evasión y la elusión fiscal agresiva, escapar de las regulaciones financieras, la malversación de fondos, uso de información privilegiada, el soborno, el lavado de dinero, y mucho más. Esto no es sólo un problema para países en desarrollo; también lastima a los ciudadanos de países ricos y pobres.

En el portal del Departamento Federal de Asuntos Exteriores. Presencia Suiza, se hace referencia a que: “El secreto bancario emana de una larga tradición de discreción que fue constitutiva para la reputación de los banqueros suizos. Figura expresamente en el derecho suizo desde 1934. No se trata, sin embargo, de una peculiaridad exclusiva de la legislación suiza: el concepto del secreto bancario existe en numerosos países con un sistema bancario y financiero altamente desarrollado, aunque conozcan diferentes modalidades de su aplicación.

“El secreto bancario suizo conoce límites esenciales: no encubre a personas que se dedican al blanqueo de dinero, ni a terroristas u otras personas sospechosas de corrupción u otros delitos graves. Varias disposiciones del derecho civil, del derecho de ejecución de deudas y del derecho de quiebra, del derecho penal, del derecho administrativo, así como de la asistencia judicial en causas penales, prevén derogaciones del secreto bancario. Éste puede ser levantado tanto por orden de una autoridad judicial como por orden de una autoridad de vigilancia, incluso contra la voluntad del cliente.”

En México, el Artículo 117 de la Ley de Instituciones de Crédito prevé, entre otros temas, que: “La información y documentación relativa a las operaciones y servicios a que se refiere la propia Ley, tendrá carácter confidencial, por lo que las instituciones de crédito, en protección del derecho a la privacidad de sus clientes y usuarios que en la Ley se establece, en ningún caso podrán dar noticias o información de los depósitos, operaciones o servicios, incluyendo los previstos en dicha Ley, sino al depositante, deudor, titular, beneficiario, fideicomitente, fideicomisario, comitente o mandante, a sus representantes legales o a quienes tengan otorgado poder para disponer de la cuenta o para intervenir en la operación o servicio. Lo anterior tiene diversas excepciones cuando lo soliciten autoridades como la judicial y otras.”

Existen diversos esfuerzos alrededor del mundo para que el secreto financiero no sea una limitante en la persecución del delito. Como un ejemplo en el aspecto fiscal tenemos el caso de la Ley del Cumplimiento Tributario de Cuentas en el Extranjero de Estados Unidos (FATCA), que entró en vigor el pasado 1 de julio y que en términos generales obliga a los gobiernos e instituciones financieras de todo el planeta a reportar ante el Servicio de Impuestos Internos (IRS) la información financiera de los estadunidenses que residan o tengan depósitos fuera de su país.

Definitivamente, el secreto financiero no debe ser una barrera para que las autoridades nacionales puedan hacer sus investigaciones de delitos existiendo siempre la fundamentación y motivación necesarias. También son muy importantes los convenios internacionales de intercambio de información teniendo siempre como premisa que los mismos sean equitativos en lo que se refiere a la información que se da y la que se recibe. André Maurois, novelista y ensayista francés, dijo: “La confidencia descubre quién era o no digno de ella.” Tú, ¿qué opinas estimado lector?

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Página web: García Gibson Consultores, SC

Twitter: @GarciaGibson

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Qué es un libro en la era digital?
Por

Todas las cosas que creemos que son un libro –el papel, la tinta, la portada…– son sólo el soporte por medio del cual la...