El 90% de los directivos considera el combate a la corrupción como la variable que México necesita para incrementar su competitividad, de acuerdo con el estudio Perspectivas de la Alta Dirección en México 2017 de KPMG.

“Las expectativas no cumplidas en estos dos años generó la negativa de los empresarios de los directivos, quienes consideran fundamental el combate a la corrupción para incrementar su competitividad”, comentó Agustín Vargas, socio líder de Impuestos Corporativos de KPMG México.

El siguiente factor que más preocupa a los directivos es la estabilidad económica con 67%, un indicador muy relevante dada la volatilidad de los indicadores financieros y las tasas de interés.

“El índice de competitividad del Foro Mundial, nos dio una mejor posición, éramos el número 57, ahora somos el 51 y no es nada para presumir. Y en el Doing Business 2017 nos bajaron dos posiciones, éramos el 45 y nos bajaron al 47”, comentó Roberto Cabrera, socio líder nacional de Asesoría de KPMG México.

PUBLICIDAD

Te puede interesar: Querétaro, el consentido de los empresarios para invertir este año

El estudio de KPMG muestra que mejorar la seguridad pública y fortalecer el Estado de Derecho, están empatados con 61% en la tercera posición como un factor para generar competitividad. “Esta opción incorporada en esta edición del estudio de inmediato se colocó entre las más destacadas”, dijo Cabrera.

La reforma con mayor impacto positivo en la competitividad de las empresas es la de telecomunicaciones, muestra el estudio Perspectivas de la Alta Dirección en México 2017 de KPMG.

La encuesta se realizó a 888 altos directivos, de los cuales 48% son directores, 14% gerentes, 13% presidentes, 9% subdirectores.

“El 93% de la encuesta son personas que están tomando las decisiones en las empresas”, comentó el socio líder nacional de Asesoría de KPMG México.

Lee también: Reformas estructurales han tenido un impacto negativo: Empresarios

 

Siguientes artículos

dolar-peso
Empresas de viviendas en Panamá prevén vender 979 mdd
Por

En Panamá los promotores de vivienda vendieron durante el 2016 cerca de 792 millones de dólares.