En 18 meses, Famsa pasará de 310 a 480 sucursales bancarias físicas, la adquisición de la firma prendaria Monte Verde implicará una nueva ventaja en la carrera por ganar clientes a la oferta bancaria que concentra al mercado.

 

 

 

PUBLICIDAD

Con la inversión por 400 millones de pesos que realizó para la adquisición de la firma prendaria Monte Verde, Banco Famsa compró las instalaciones de 167 nuevas sucursales que convertirá en bancos capaces de ofrecer servicios de banca múltiple.

En entrevista con Forbes México, Alejandro Ángel de Soto, director general de Banco Famsa, explicó que la institución está lista para crecer activamente el índice de penetración financiera en el país, pues las sucursales llegarán a la población no bancarizada de una forma aún más rápida de lo que pueden llegar los bancos más grandes.

“Con esta adquisición creceremos en materia de foot print geográfico, pues pasaremos de estar presentes en 85 ciudades a 120 localidades. Al tener una licencia de banca múltiple se nos permite tener una oferta multiproductos, lo que indica que podemos tener préstamos prendarios, captación de ahorro y crédito personal, de entrada”.

Banco Famsa cuenta con la autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para operar como institución de Banca Múltiple desde 2006. Para  2007, contaba con 316 millones de pesos en capital social, y para 2009 este ascendía a 1,431 millones de pesos.

En la actualidad, Banco Famsa ofrece créditos personales para el consumo en tiendas, que en 2012 representaron el 25% de sus ventas totales; también microcréditos e incluso cuenta con una rama de préstamos a pequeñas empresas con una cartera de 1,736 clientes con un saldo cercano a los 3,000 millones de pesos.

“El indicador de cartera vencida es de 16%, es superior al promedio de la banca pero tenemos que ver que estamos atacando al público no bancarizado y en su mayoría en localidades apartadas, así que podemos considerar que no es una cifra alarmante dado que mantenemos buenos índices de rentabilidad en general”, explica Alejandro Ángel de Soto.

 

El reto de crecer rápidamente

Para el ejecutivo de Banco Famsa, la expansión de 310 a 480 sucursales bancarias resultó un proceso orgánico, pues afirma que las sucursales que antes fueron desarrolladas por Advent international ya contaban con equipamiento óptimo en materia de seguridad e intercomunicación.

“Tenemos la ventaja de que los estándares de seguridad son altos, la inversión que realizaremos para el equipamiento de operación bancaria será menor al 20% de la inversión que realizamos para la adquisición, eso nos permite prever que en los próximos 18 meses ya todas las sucursales funcionarán como bancos, la mayoría estará operando como tal en los próximos nueve meses”, afirma.

 

¿Quién es la competencia?

Durante su intervención en el Foro Forbes México, Jaime González Aguadé hizo hincapié en que la competencia entre los participantes será crucial para ampliar el porcentaje de penetración financiera que apenas alcanza 27% en el país.

Al respecto, Alejandro Ángel de Soto explica que Banco Famsa cuenta con muchas ventajas contra los más grandes bancos en el país.

“La presencia física nos da una ventaja impresionante, los modelos de corresponsalías y la operación de cuentas por celular son buenos esfuerzos que incluso nosotros no descartamos en el futuro, pero entrar en un segmento poblacional no barcarizado implica buscar como clientes a aquellas personas que buscan un primer acercamiento a los servicios financieros, en ese sentido, la atención personalizada no se compara con operaciones remotas”, señala.

En los últimos cinco años se han otorgado 17 licencias para nuevos bancos, que constituyen la principal competencia para Banco Famsa, la más reciente es Fundación Dondé, que cuenta con una  red de más de 440 sucursales de préstamo prendario a nivel nacional, las cuales se incorporarán gradualmente al segmento bancario.

“En nuestro caso, podemos decir que tenemos una experiencia de seis años como banco, estamos seguros que podemos hacer frente a la competencia tanto de los grandes bancos (que no se interesan tanto por el segmento no bancarizado), como de los bancos nuevos, que están en el proceso de desarrollar un modelo de negocios sostenible”, añade el ejecutivo.

 

Siguientes artículos

Qué debemos promover de México: la cuestión interna
Por

Para mejorar la marca país México, el principal reto es hacia el interior: es necesario que los mexicanos conozcan mejor...