Cuando el banco central realiza una subasta de dólares, el organismo obtiene una ‘ganancia’ por haber acumulado la divisa estadounidense a un tipo de cambio menor al de venta. La Cámara de Diputados aprobó que este remanente sea destinado al pago de deuda, pues durante 2014 este ingreso alcanzó más de 31,000 mdp y se destinó a gasto en infraestructura. 

 

 

El tipo de cambio ayudará a pagar la deuda pública durante 2016. Este lunes, la Cámara de Diputados aprobó que los remanentes del Banco de México (Banxico) se destinen al pago de obligaciones del gobierno federal, en vez de complementar el gasto.

Estos remanentes se obtienen por eficiencias operativas y transacciones cambiarias. Por ejemplo, cuando el banco central realiza una subasta de dólares para contener la subida del tipo de cambio, el organismo ofrece dólares que acumuló en las reservas en un precio mayor al precio al que los provisionó. El remanente es entonces la diferencia entre el precio de acumulación y el precio de venta.

Por ley, esta utilidad se debe entregar a la Secretaría de Hacienda. En 2014, los remantes que obtuvo Banxico por el efecto de la apreciación del dólar frente al peso fueron por 31,449 mdp, que serán destinados para proyectos de infraestructura en 2016.

En el Pleno de la cámara baja, los diputados aprobaron que el 70% de los remanentes que tenga Banxico durante 2015 y en los años siguientes serán destinados al pago de la deuda pública. El 30% restante se destinará al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, que nació de la aprobación de las leyes secundarias de la reforma energética en 2014.

 

¿Por qué cambiar las reglas? 

Para 2016, la estimación del tipo de cambio aumentó a 16.40 desde 15.90 pesos por dólar, según lo aprobado por los diputados. Ante este escenario es probable que el flujo de remanentes se mantenga; éste pudo haber sido el principal factor para poner a discusión el uso de estos recursos en el proceso de aprobación del presupuesto.

En el reporte de finanzas públicas de agosto, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público informó que los Requerimientos Financieros del Sector Público a agosto de 2015 se ubicaron en 422,500 millones de pesos (mdp). Este concepto incluye la deuda ampliada y el total del sector público presupuestario.

Especialistas en temas económicos reconocieron que la decisión de destinar los remanentes al pago de deuda es acertada.

“Es preferible que este remanente se destine específicamente a la amortización de deuda que a un fondo del cual ‘todos pueden tomar dinero de ahí’”, indicó Raymundo Tenorio, director de las carreras de Economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey campus Santa Fe.

El analista económico Guillermo Barba explica que, por ley, el Banco de México no puede dar dinero directamente al gobierno; sin embargo, al transferir los remanentes para destinarlos al gasto, el banco central incurre en un mecanismo que, en la práctica, viola esta regla.

“Es correcto que la ganancia de Banxico se destine a pagar deuda, pues de lo contrario se convierte en una forma encubierta de financiar al gobierno, algo que está prohibido para el Banco de México”, explica Barba.

 

Se mantendrá el financiamiento al gobierno 

Pero, ¿por qué no destinar todo al pago de deuda? Los diputados decidieron destinar 30% de los remanentes al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, pues el objetivo de este mecanismo es aminorar el efecto sobre las finanzas públicas y la economía nacional cuando ocurran disminuciones de los ingresos del gobierno federal con respecto a los estimados en la Ley de Ingresos de la Federación del ejercicio fiscal de que se trate.

Es decir, este fondo actúa como un amortiguador para alcanzar la meta de ingresos y gastos cuando ocurren crisis inesperadas.

Los economistas consultados explican que hubiera sido preferible que el total de los remanentes se destinara al pago de deuda, pues incrementar el gasto no necesariamente implica un impacto directo en el desarrollo económico.

“Incrementar el fondo es una decisión con buenas intenciones, pero lo correcto sería que se pagara solamente la deuda”, dice Guillermo Barba.

La institución a cargo de Agustín Carstens tendrá hasta abril de 2016 para informar a las autoridades si obtuvo o no remanentes durante 2015.

 

Siguientes artículos

bmv-bolsa
BMV y peso retroceden por América Móvil
Por

El índice IPC bajaba 0.4% a 44,345.34 puntos, en tanto que la moneda cotizaba en 16.4875 por dólar, con una baja margina...