Cómo cambiar al “sistema” sin morir en el intento

Foto: Reuters.

Conoce los 7 consejos de un tuitero emprendedor para colapsar al sistema político-financiero actual.

 

 

Uno de los especialistas en social media más influyentes en México dio en días pasados una lección desde su cuenta de Twitter sobre cómo “cambiar al sistema” y no frustrarse en el intento. Esta es una clase de emprendimiento y determinación que pocos “activistas” y “revolucionarios” se atreven a tomar.

La noche del domingo en Twitter intentaba poner fin a un día que, en el contexto mexicano, estuvo rodeado de movilizaciones de inconformes a todo lo que el Gobierno propone. En esas condiciones, y después de bloqueos de cientos de personas a lo largo y ancho del DF, Twitter se volvía la arena de los clásicos “activistas de sillón”, esos que quieren cambiar al mundo a tuitazos y con hashtags pocas veces inteligentes.

Entre los chistes y noticias que a cada segundo aparecieron en mi Time Line, comencé a seguir una charla que Jorge Ávila (@jorgeavilam), especialista en redes sociales y emprendedor, sostuvo con un medianamente influyente tuitero “antisistema”, y que no citaré en este texto porque no es de interés mencionar su historia.

A Jorge Ávila lo he seguido de unos años a la fecha vía Twitter. Es un joven emprendedor que viaja por todo el país, dando capacitaciones y asesorías en materia de redes sociales, web y marketing digital. Lo he seguido al paso de mis cuentas de Twitter porque me parece un personaje que aporta valor al Time Line, muy profesional y empático.

Entre las actualizaciones informativas del saldo que dejó un día que colapsó a la capital de país, Jorge respondió al tuitero que lo cuestionaba —muy a su estilo— sobre los errores del sistema. Fue entonces que @jorgeavilam le respondió: “Ah, ‘el sistema’ todo es culpa del sistema. Mira, te voy a decir cómo acabar con el sistema”. Después, escribió: “Si tú consideras que ‘el sistema’ está mal… Les voy a decir cómo acabar con él. Ahí les va…”

Fue entonces cuando Jorge puntualizó en siete tuits lo que yo bauticé como “Acabar con el sistema y no terminar siendo un activista de sillón”, que a continuación reproduzco textualmente con la debida autorización de @jorgeavilam:

  1. En lo financiero. Simple, gana mucho dinero y no lo gastes. Eso colapsa el sistema.
  2. En los partidos. Hazte parte de uno y escala posiciones; cuando estés arriba, haz los cambios que quieras.
  3. En tu trabajo. Si no te gusta, renuncia y crea tu propia empresa con tus condiciones.
  4. En la educación. Métete a una biblioteca y aprende. Abre internet y aprende. Hay más conocimiento disponible del que puedes procesar.
  5. El país. Vete a otro, haz dinero allá y luego regresas a hacer el cambio que según tú no pudiste hacer aquí sin dinero.
  6. Influencias. Vete a una ciudad donde tú seas el influyente. Si es necesario, vete a un rancho. En tierra de ciegos, el tuerto es rey.
  7. En líderes. Si no encuentras un líder, conviértete tú en uno.

 

Después de ese séptimo tuit, Jorge agregó uno más que me pareció igual de valioso que los anteriores: “Si tengo mi empresa, es porque quise crear lo que no encontré allá afuera”.

Tal vez sin proponérselo, Jorge estaba dando a través de Twitter una clase de emprendimiento tan concreta y real que fue cuando decidí tomar sus ideas para armar parte de este post. Después compartió con los más de 170,000 followers que tiene en Twitter parte de su historia como estudiante y emprendedor.

Todo comenzó a cobrar sentido: el sentido de construir a pesar de las adversidades es una lección que Jorge ha aprendido y que no duda en compartir. “Mis primeras dos empresas tronaron. No fue hasta la tercera que pudimos mantenernos a flote. Triste es cerrar, pero q divertido es arrancar” (sic), siguió contando en la red social.

Para concluir este texto, porque la charla tuitera de @jorgeavilam del domingo se extendió mucho más, tomo otro par de tuits que lanzó ese rato, y creo que describen mejor a las personas que creen que el mundo está en contra de ellos: “Pero, por favor, ya supera lo de ‘el sistema’. Vas a vivir una vida amargado, echando culpas a terceros. Toma control de tu vida y haz algo”. El otro tuit: “Cada día me levanto a construir un mejor México. Buscando generar empleo. Amo a mi país, amo lo que hago”.

Grandes palabras de un joven que ha sabido lo que es querer ver a un México mejor, sin afectar a terceros ni echarle la culpa a un partido político o al gobierno.

Y tú, lector, ¿qué opinas?

 

Contacto:

Sígueme en twitter: @miguelcolunga1

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.