Llega a pasar. No sólo porque el mercado laboral es implacable, sino porque algunos trabajadores experimentados quieren más tiempo para ellos y sus familias. Bajar un escalón (o dos) en el organigrama es posible cuando se tienen muchas credenciales, te decimos cómo.

 

Por Susan Adams

 

PUBLICIDAD

Uno de los clientes de Robert Hellmann, un coach de carrera con sede en Nueva York, tenía un impresionante currículum como director de recursos humanos de alto nivel. El cliente había acumulado 20 años de experiencia, dirigido a 30 personas y administrado un presupuesto de 10 millones de dólares. Pero se encontró a sí mismo en un momento de su vida en que no quería que la presión que se deriva de un cargo superior. En cambio, aplicaba para un puesto que sólo requería ocho años de experiencia y pocas responsabilidades gerenciales.

El consejo de Hellmann: recorta tu currículum y enfócate la prioridad de todo aquel que busca un empleo: mostrarle al empleador cómo puedes ayudarlo. “Le quitamos el énfasis a la dirección, el liderazgo y el manejo del presupuesto de 10 millones”, explica Hellmann, que imparte cursos de gestión de carrera en la Universidad de Nueva York. “Esos puntos creaban una imagen de alguien que no era adecuado para ese trabajo.” Su cliente obtuvo el puesto.

Para el cliente de Hellmann, el descenso de categoría fue una elección. Pero para muchos trabajadores hoy en día, la búsqueda de empleo se prolonga por mucho tiempo, se sienten obligados a aceptar un nivel salarial y un puesto más bajos. Según la Oficina de Estadísticas del Trabajo de Estados Unidos, en marzo de 2013, el 39.6% de los desempleados (quienes dicen estar buscando trabajo activamente) han estado buscando por más de 27 semanas y el 28.7%, o cerca de 3 millones de personas (sin desestacionalizar) ha estado buscando trabajo durante más de un año.

Un cliente del coach de carrera con sede en Los Ángeles, David Couper estaba en ese caso. Un gerente de ventas senior, que había estado tocando puertas durante meses, cuando se dio cuenta de que estaba dispuesto a aceptar un empleo muy por debajo de su posición anterior. “Él estaba muy deprimido por estar en casa”, dice Couper, autor Outsiders on the Inside: How to Create a Winning Career Even if You Don’t Fit In. Con el apoyo de Couper, el cliente aplicó para un trabajo como vendedor de la manera tradicional. Entró en una tienda que estaba contratando personal de ventas para el periodo vacacional, se presentó y llenó una solicitud, dejando su currículum de tres páginas en casa. En la entrevista, no ocultó su pasado, pero tampoco lo destacó mucho. “Sólo dijo, ‘He estado fuera por un tiempo. Haré lo que sea.'” Funcionó, lo contrataron en un puesto temporal y pronto le dieron uno de tiempo completo.

Los coachs debaten la conveniencia de retirar grados, fechas de graduación y trabajos anteriores de los CVs. ¿Debes pretender que eres más joven, mentir acerca de tus años de experiencia o teñirte el pelo? “Para un buen entrevistador, eso es muy evidente”, dice el coach de carrera con sede en Nueva York Eileen Wolkstein, quien también es el director de la formación continua en la escuela de trabajo social de la Universidad de Nueva York.

El consejo de Wolkstein: “No mientas.” Reconoce que al empleador le preocupa que si contrata a una persona sobrecalificada, se irá por un trabajo mejor tan pronto como sea posible. Los buscadores de trabajo tienen que afrontar directamente este problema. Considera la posibilidad de hacer un compromiso de 18 meses. Explica que ofrecerás un mayor nivel de productividad que alguien más joven, y promete quedarte.

Wolkstein señala que esto ayuda a tener una historia creíble. Por ejemplo, si eres un apasionado de la escultura o la dramaturgia en tus horas libres, explica que buscas un puesto administrativo con horario y sueldo definidos con el fin de tener tiempo para tu pasión por el arte. Los empleadores comprenden que un trabajador así puede ofrecer equilibrio y perspectiva a una oficina ocupada.

Couper aconseja ser franco acerca de la economía y cómo está afectando tu búsqueda. Sugiere enfatizar tu entusiasmo por el puesto disponible, al tiempo que expresas el deseo de ascender dentro de la organización si se presenta la oportunidad.

¿Qué hay de salario? Apégate a las dos reglas más importantes de la negociación salarial: No tocar el tema, y ​​luego tratar de no ser la primera persona que mencione un número. Si el gerente de contrataciones aborda el tema, Hellmann sugiere la respuesta: “Yo sé que vamos a llegar a un acuerdo, el salario no será un problema”, o “Quiero el sueldo que tiene este puesto en el mercado”.

Lo más importante, desde la perspectiva de Wolkstein: analiza tus razones para dar un paso hacia abajo en el escalafón. Sé honesto contigo mismo y tu potencial empleador. Wolkstein aconseja, “tienes que saber por qué, para que puedas hacer lo mejor para ti y para alguien más.”

 

Aquí hay 6 tips para obtener ese empleo:

 

1. Enfócate en cómo puedes ayudar a la empresa
A muchos trabajadores experimentados les resulta difícil no hablar de sus logros pasados, pero es más importante hablar sobre el trabajo a realizar y lo que puedes aportar.

2. Recorta tu currículum
Los coachs debaten la sabiduría de quitar fechas, grados y empleos anteriores para que te veas más junior que senior. La mayoría de los entrevistadores notarán esa táctica, pero tiene sentido editar el CV para restarle importancia a tu experiencia empresarial.

3. Aclara perfectamente tus ideas
¿Analiza tus razones para dar un paso atrás en tu carrera, de esa forma no te sentirás frustrado si consigues el trabajo.

4. Haz un compromiso de 18 meses
Los empleadores temen que los trabajadores experimentados abandonen el barco tan pronto como encuentran un trabajo mejor. Promete quedarte por lo menos un año y medio.

5. Cuenta una historia creíble
Si estás tomando un trabajo de nivel inferior para apoyar una pasión artística o un pasatiempo, sé honesto al respecto, expresa tu interés en el puesto y el compromiso de trabajar duro.

6. Desvía las discusiones sobre dinero
No saques el tema del dinero. Dejes que el entrevistador sea el primero en mencionar una cifra. Trata de decir algo así como: “Sé que ambos somos justos. Quiero el sueldo que tiene este puesto en el mercado.”

 

Siguientes artículos

Brasil va por más terreno en comercio mundial
Por

Dilma Rousseff espera que un aumento en el intercambio comercial saque a la mayor economía de América Latina de una reci...