En la industria de bienes de consumo, el viejo esquema de compra-venta quedó atrás: hoy todas las partes del negocio tienen que visualizarse como socios, compartir información y buscar un agresivo esquema ganar-ganar.

 

 

 

PUBLICIDAD

En México el sector de retail cuenta con excelentes perspectivas de crecimiento ya que actualmente es el doceavo mercado más grande a nivel mundial con ventas por 365,000 millones de dólares, ubicándose debajo de Canadá y por encima de países como Turquía e Indonesia. Se calcula que para el 2016, el sector podría llegar a tener valor de ventas por 428,000 millones de dólares.

En este sentido, en Accenture recientemente realizamos un estudio que reveló que la mejora en el uso y nivel de adopción de una práctica colaborativa sólida e integral podría generar beneficios en el margen operativo de las empresas que operan en este sector equivalentes a 48,000 millones de pesos, lo que representaría una mejora para detallistas y fabricantes de entre 0.5 a 1.5 puntos en dicho margen.

En la industria de bienes de consumo, el viejo esquema de compra-venta quedó atrás: hoy todas las partes del negocio tienen que visualizarse como socios, compartir información y buscar un agresivo esquema ganar-ganar si es que desean alcanzar los niveles de crecimiento propuestos.

Es claro que México cuenta con un alto potencial de crecimiento lo que implica mayor competencia y un consumidor más sofisticado. Conforme se incremente esta competencia, la industrial del retail se verá obligada a fortalecer su oferta de productos, buscando satisfacer las necesidades de sus clientes en los diversos segmentos. No obstante, este conocimiento a fondo del mercado no será posible sin la colaboración entre los diversos eslabones de la cadena de suministro. Esta es la clave para la vanguardia y el futuro del retail.

La industria está hoy en una nueva etapa que implica dejar atrás la idea de una cadena de distribución y sustituirla por una cadena de valor en donde cada jugador deberá estar alineado a un fin común que cumpla con las necesidades del consumidor.

Para llegar a tener un nivel de confianza donde la información realmente fluya entre todas las partes, se requieren líderes que reporten al más alto nivel de la organización, para que ellos funjan como dueños y habilitadores del proceso. Finalmente, es importante que los involucrados conozcan a fondo los procesos internos de la empresa.

Hoy en día el consumidor mexicano tiene deseo de experimentar diferentes cosas y encontrar valor en los productos que consume. Esto implica que analiza todos los aspectos como lo son: la calidad del producto, el tamaño de la bolsa, el precio, la publicidad, la disponibilidad, el fácil acceso, entre otros. En pocas palabras, el mexicano quiere ver que el producto fue pensado y fabricado para él. Esto no será posible sin una alianza de valor.

La alianza con el cliente puede llegar a significar para las grandes empresas pasar de un estado de decrecimiento a uno de crecimiento. La lección es que no vamos a sobrevivir solos en este entorno: necesitamos un ecosistema de valor.

 

Contacto

Facebook: Accenture en México

Twitter: @Accenture_MX

Página: www.accenture.com/mx-es

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Llegó el fin de las librerías tradicionales?
Por

El escritor Francisco Martín Moreno hace quedar mal a aquellos que dicen que en México no se lee. Mientras, Amazon, de J...