Por Federico de Arteaga*

Cada vez más cuando se analizan las economías locales se está pensando en las ciudades como unidad referencial de análisis. Como expresa Kotler (2014) “una ciudad tiene que desarrollar no sólo una vida social alternativa, sino también una vida económica y un futuro sólido. Cada ciudad tiene su propio Producto Bruto Interno (PBI) y lo que se asume es que si el PBI crece en forma dinámica, la ciudad está generando nuevos empleos y sus ciudadanos está prosperando”. El 80% del PBI del mundo se genera en las ciudades.

¿Tequila: Pueblo o Ciudad? ¿Importa?

Una ciudad es un espacio urbano con alta densidad de población, en la que predomina el comercio, la industria y los servicios. La ciudad suele utilizarse para designar una determinada entidad político-administrativa-urbanizada. Ya Marco Tulio Cicerón (54 A.C) definía pueblo “como la asociación basada en el consentimiento del derecho y en la comunidad de intereses”.

En forma simplista se ha considerado a la ciudad como la que tiene más densidad y población que un pueblo y en la que no se realizan actividades rurales.

En Tequila se está empezando a dar tímidamente el debate o la pregunta en la gente. Si es Ciudad o Pueblo y los temas de Pueblo Mágico y de Ciudad Inteligente.

Muchas veces cuando se analizan las categorías se las perciben a través de valores; por ejemplo, se tiene miedo que el pueblo se convierta en ciudad y que el hecho de ser inteligente, destruya las tradiciones. Tampoco adjetivar cambia las cosas, ni la gente, ni los turistas, ni los inversores se preocupan por categorizar ni adjetivar.

¿Un pueblo es un sistema estático y una ciudad es dinámica?

El tema es darle valor a la sociedad y al contexto social, económico y ambiental.

¿Cómo darle valor a un espacio urbano pequeño?

Lo que es importante para Tequila es:

  • Su vocación es mixta:

1.- Su vocación tequilera – agrícola-industrial.

2.- Su vocación turística- cultural.

  • Estar en una denominación de origen.
  • Su autenticidad.
  • Asimismo, el hecho de estar en una Denominación de Origen como es el caso de Tequila implica que la materia prima no se puede obtener de ningún otro país, lo que hace que se genere “per se”:

1.- Valor Económico. En la cadena del tequila y protección de un nombre y un saber.

2.- Valor social y cultural. Preservación y promoción del patrimonio biocultural, desarrollo de redes sociales y preservación de los oficios.

3.- Valor Ambiental. Menor intensidad de producción, prácticas más sostenibles y agrícolas y contribución a la biodiversidad.

4.- Valor al consumidor. Garantía sobre origen, trazabilidad y calidad.

5.- Valor Geográfico. Implica una identidad cultural.

6.- Valor de Marca. La Denominación de Origen es una marca colectiva que protege la cadena agroindustrial.

¿Ciudad e Inteligente?

La teoría dice que una ciudad inteligente es aquella que hace uso de los avances tecnológicos para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. La práctica, sin embargo, sugiere que este concepto tiene múltiples matices e interpretaciones. “Una ciudad inteligente es una urbe única que tiene un valor identitario”, según Aina Calvo.

Iñaki Azkuna advirtió del peligro de simplificar este concepto. Una ciudad inteligente, bajo su prisma, es aquella donde la inteligencia “se pone al servicio del ciudadano”. El alcalde de Bilbao reflexionó también acerca del necesario equilibrio que deben tener las urbes: “Si tenemos una ciudad para turistas, con un casco histórico precioso, pero con la mayoría de sus barrios destrozados, esa ciudad no sirve para nada. Hay que buscar un equilibrio y las tecnologías de la información deben de estar al servicio de toda la ciudad”.

Mercé Griera, que trabaja para la Comisión Europea, matizó que una urbe avanzada no es aquella que tiene muchos sensores, sino aquella que utiliza la tecnología con un propósito. “Una ciudad inteligente debe reunir tres características. En primer lugar, contar con un líder, un alcalde innovador y valiente que se atreva a tomar decisiones que a veces no sean muy populares. El segundo rasgo es que esta localidad no dependa sólo del poder político, sino que exista un consenso, un acuerdo de colaboración, entre el sector público y el privado. El tercer elemento para desarrollar una ciudad con este perfil es que sus ciudadanos estén entusiasmados con el proyecto y lo respalden”.

Como dice Igor Calzada “no debemos aspirar a ser ciudades globales, ni aisladas, son translocales”. Y esta translocalidad se está dando entre Tequila y Guadalajara, Tequila quiere ser compacta y Guadalajara se expande, y la Ruta del Tequila se dinamiza. ¿Qué hacer? Cooperar, generar cadenas, asociaciones, sencillez, sentido común, nuevas relaciones metropolitanas.

¿Cómo generan Marca y Valor?

Pero las ciudades generan marca y valor cuando tienen una ecuación que sea con sus valores.  La ciudad como producto está formado por un conjunto de atributos tangibles (construcciones, edificios, carreteras), e intangibles (valores, información, conocimiento, imagen, marca, cultura).

Sáez explicita que la creación y desarrollo de la marca ciudad. La primera es que la ciudad toma su forma, contenido y significado en la mente de las personas. La gente conoce y entiende la ciudad a través de sus propias percepciones y procesa esas percepciones a través de la imagen que la ciudad les ofrece: educación, tolerancia, creatividad, autenticidad, sentido de pertenencia, comunidad; Holloway, y Hubbard, 2001).  Así, la actividad de promocionar, posicionar y gestionar la imagen es algo que la empresa privada lleva haciendo desde hace mucho tiempo y ha sido en este ámbito privado donde ha surgido la creación, desarrollo y gestión de la marca e imagen de marca. En el ámbito municipal, las personas crean asociaciones de marca con la ciudad y valoran estas asociaciones de la misma forma en que valoran asociaciones con otras marcas (bienes y servicios).

Tequila genera como Pueblo valor de marca asociado a la bebida con la marca de las más reconocidas del mundo, unida a la Denominación de Origen, a ser Patrimonio Cultural de la Unesco. Pero ha empezado a generar su propia identidad de marca asociada al turismo; así su Cobranding con NATGEO; a su denominación como Pueblo Mágico, Smart City y Smart Destination, por su búsqueda del modelo para México a la escala que México precisa para generar valor desde su base.

*Federico de Arteaga es director del Grupo JB.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

temblor-fl
19 de septiembre 1985 / 19 de septiembre 2017
Por

Aunque se repiten las imágenes de desconsuelo y tragedia, podemos sentir, aunque sea un poco, de consuelo, de que la dim...