La batalla económica que Carl Icahn libró por hacerse de Dell fue intensa. Conoce la historia de cómo la compañía número 205 en la lista de Forbes México de las 1,000 empresas globales, se escapó de las fauces del Tiburón de los mercados. 

 

 

 

Apenas en 2001, Dell era el proveedor número uno a nivel mundial de computadoras personales (PC), pero el cambio acelerado hacia nuevos dispositivos móviles, impulsados principalmente por Apple y Samsung, afectaron profundamente el rumbo económico de la empresa.

Analistas de CLSA anticipaban que las ventas globales de computadoras caerían un 7% en 2013 y un 4.5% en 2014. Según Consulting Group, las ventas de Dell disminuirán cada año hasta 2016.

La lenta reacción de todos los miembros de la empresa para seguir las nuevas tendencias y las malas noticias, preocupaban a los inversionistas. Esto dio pie a una disputa entre el fundador de la empresa, Michael Dell y el “Tiburón” de Wall Street, Carl Icahn.

La lucha económica por una empresa que se fundó hace casi 30 años y que hoy vale 2,500 millones de dólares (mdd) inicio poco tiempo atrás.

El 5 de febrero de 2013, Michael Dell y el fondo de capital privado Silver Lake, anunciaban la compra del ahora tercer fabricante mundial de computadoras por un valor estimado de 24,400 mdd.

La meta era clara: convertirse de nuevo en compañía privada, dejando de cotizar en la bolsa estadounidense para mantenerse a flote. El futuro: ser proveedor de servicios de computación, reduciendo su dependencia de las computadoras personales.

El potencial que Dell podía representar llevó al “Tiburón” a atacar. Carl Icahn propuso pagar 15 dólares por acción, a cambio de poseer un 58% de Dell. Las acciones de  la compañía caían 2.2%  en las operaciones antes de la apertura del mercado el 19 de abril.

 

Carl Icahn, el “Tiburón”

Aunque a primera vista el semblante de Carl Icahn parece apacible, hasta frágil, en el fondo podría decirse que piensa y actúa como un tiburón blanco: no ataca al azar, merodea y busca victimas específicas.

Icahn era dueño del 8.9% de Dell, lo que lo convertía en el segundo accionista más grande detrás de Michael Dell, que poseía aproximadamente el 16%.

En los últimos cuatro años, los fondos de inversión de Icahn han superado el Índice S&P 500, con un promedio en rendimiento de más de 25% al año. En 2013, comenzó con el pie derecho, sus fondos de inversión obtenían ganancias de hasta de 12%. Icahn afirma que su portafolio ha sido ampliamente asegurado en los últimos años. Al mismo tiempo, Icahn Enterprises tiene un rendimiento de 840%.

No es casualidad que el genio de las matemáticas y criptógrafo veterano de Vietnam, sea el número 26 de la lista de los más ricos de Forbes, con una fortuna de 20,000 mdd.

“Le encanta ganar, y le encanta el dinero, pero es sólo una forma de demostrar que ahora ha reconocido lo que vale y lo que ha ganado”, comenta Leon Black, quien era el banquero inversionista de Icahn en Drexel Burnham Lambert en la década de los 80, antes de fundar juntos el gigante en capital de riesgo Apollo Global Management.

Después de la propuesta de Icahn de 15 dólares por acción para comparar Dell, todo se formalizó con una contrapropuesta más concreta del “Tiburón” por 21,000 mdd por la empresa a 12 dólares en efectivo o en acciones, cada una de ellas a un precio de 1.65 dólares, aunque buscaba mantener a la compañía en Bolsa.

Un mes después, el “Tiburón” volvió a  atacar y  presentó una nueva propuesta, pidiendo a los accionistas recomprar 1,100 millones de acciones, a 14 dólares por título, lo que le permitiría a él agrandar su participación en la compañía.

Apoyando esta oferta, Jefferies & Co le entregó a Icahn 5,200 mdd en préstamos.

El “Tiburón” se oponía abierta y tenazmente a los esfuerzos de Michael Dell por adquirir la compañía que él mismo fundó.

dell_center1

Michael Dell

Antes de ser un genio de la computación, Michael Dell estudió para ser médico. A los 15 años fue cuando su vida cambio, al entrar en contacto con la tecnología.

Estando en la universidad, formándose en un ambiente autodidacta y con 19 años de edad, fundó Dell con 1,000 dólares.

En 1998, Dell fue una de las compañías pioneras en manejar en sus productos, toda una línea completa de productos de Linux (software libre). Incluso yendo en contra de Bill Gates que dijo: “Realmente no creo que lo veamos (Linux) de manera significativa en el mercado comercial”.

Pero a principios de 2001, Dell dejo esta línea argumentando las bajas ventas.

Hoy el software libre está en todas partes, ya que implica un código listo para modificarse por las masas, que evoluciona y mejora más rápido. El sistema Linux, por ejemplo, se utiliza para darle poder a todo, desde los cajeros bancarios hasta los servidores más sofisticados. Es el corazón de Android, de Facebook y de Google.

Es por esto que la lucha de Dell, que hoy está conformada por un equipo de más de 100,000 miembros y es número 205 en la lista de las 1,000 empresas globales que Forbes México presentó en su edición de junio, resultó ser intensa.

 

La lucha final

Michael Dell recibió el apoyo de la consultora de inversiones Institutional Shareholder Services (ISS) que recomendó a los accionistas de Dell votar a favor de la oferta que hizo su fundador y presidente ejecutivo. Y a su vez, las firmas asesoras de accionistas como Institutional Shareholder Services, Glass Lewis y Egan Jones anunciaron su apoyo.

Aunque el “Tiburón” contraatacó rápido en un intento por bloquear la oferta de compra presentada por el fundador de la compañía, argumentando que estaba por debajo del valor de Dell y presentó una serie de opciones alternativas junto con otro accionista de la empresa, Southeastern Asset Management. Una de ellas, presentada días después, era una opción que incrementaría el valor de la propuesta en un rango de 15.50 a 18.00 dólares por papel desde los 14 dólares previos.

Ante el vaivén de ofertas, la incertidumbre merodeaba la compra de Dell, afectando más a su fundador. Icahn seguía presionando para que se desestimara la oferta de Michael.  La decisión fue postergada hasta el 24 de julio. La fecha expiró y aún no se llegaba a una decisión por parte de los accionistas.

Michael presentó otra propuesta aumentando 10 centavos hasta llegar a los 13.75 dólares por acción, asegurando que era la mejor propuesta y la final.  No era verdad, ya que días después, ante el presentimiento de un fracaso en su oferta, realizó un aumento ahora de 13 centavos por acción, que representó un incremento de 470 mdd en el valor del acuerdo.

En esos momentos, la empresa reportaba una caída del 72% en sus ventas del 15 de agosto.

Ante los vientos que soplaban en su contra, “El Tiburón” interpuso una demanda contra el fundador, argumentando que su oferta desvalorizaba a Dell. Pero fracasó. El fin se acercaba.

Varias firmas de asesorías a inversores, recomendaban a los accionistas aceptaran la oferta de Michael Dell. Finalmente Carl Icahn  desistió de sus esfuerzos para bloquear la propuesta de adquisición del fundador, ya que creía que “sería casi imposible ganar” la disputa. Y tenía razón.

La mañana del 12 de septiembre de 2013, los accionistas de Dell aprobaron la oferta del fundador.  La batalla fue ganada y Dell se resistió a las fauces del “Tiburón” de Wall Street.

Ahora, Michael Dell buscará hacer de la compañía que fundó en un dormitorio de la universidad en 1984, un proveedor de servicios informáticos empresariales, desatando la creatividad y la confianza, mientras intenta reinventarse y enfocarse en tablets, software y servicios para negocios.

 

Siguientes artículos

¿A dónde va el dinero de las Afores?
Por

Una parte de los recursos que los mexicanos ahorran para su retiro podría estar invertido en empresas en lugares como Lu...