Tras la reforma a la Ley Aduanera se esperan trámites y operaciones cada vez más automatizadas.

 

 

La entrada en vigor del uso de la Ventanilla Única (VU) en junio de 2012, fue el primer paso para la digitalización de los procesos para el comercio exterior mexicano. En la actualidad este proceso se intensificará con la reciente reforma a la Ley Aduanera.

Es en los artículos 6, 16 y 36 de dicha Ley donde se establece la regulación del Sistema Electrónico Aduanero (SEA) por el cual se transmitirá o presentará información ante la autoridad aduanera, mediante documentos electrónicos o digitales y utilizando la Firma Electrónica Avanzada (Fiel) o el sello digital.

Para ello, los interesados deberán contar con un equipo de cómputo enlazado con el SEA del Servicio de Administración Tributaria (SAT), lo que permitirá tener un mayor flujo de información para facilitar y controlar las operaciones, a través de un solo punto de entrada.

Estas disposiciones representan mayor certidumbre para el intercambio de información digital, el cual ya se hacía desde 2012 a través de diversos sistemas. Lo que se estipuló en la nueva Ley Aduanera fue un nombre formal y la unificación de los procesos a través de un solo sistema, comenta Alejandro Regalado, especialista en Estrategias para el Comercio Internacional.

Los importadores y exportadores del país deben asegurar que cuentan con las herramientas tecnológicas para cumplir con las nuevas disposiciones. La digitalización para los procedimientos de comercio exterior permitirá tener una comunicación eficiente con los proveedores, transportistas y agentes aduanales, explica Luis Ricardo Rodríguez, socio de Comercio Internacional y Aduanas de KPMG México.

También se abren oportunidades a las empresas que ofrecen soluciones para la digitalización y comunicación con las aduanas, refiere Rodríguez y agrega que cada vez se verá un mayor uso de la tecnología derivado de la apertura comercial a nivel mundial.

Alejandro Regalado, precisa que para tener una mayor certeza respecto a la aplicación de la Ley Aduanera, resta la publicación de las Reglas de Carácter General en Materia de Comercio Exterior (RCGCE) para este año.

Cinco beneficios del SEA

1.- Certidumbre jurídica a los contribuyentes.

2.- Concentra los trámites y pagos en un mismo portal electrónico.

3.- Ofrece conectividad a agentes privados que operan en la cadena de suministro (transportistas, agentes aduanales y de carga).

4.- Interconecta dependencias del gobierno federal, incluyendo aduanas y socios comerciales.

5.- Simplifica trámites, al incorporar el uso de la Fiel.

 

Siguientes artículos

Malentendido sobre innovación: no todas las empresas deben ser Google
Por

Las organizaciones no están preparadas para no tener éxito, asumen  que no se puede fallar. Piensan que las innovaciones...