A pesar de mostrar frustración por no poder ingresar a aplicaciones seguras de mensajería como WhatsApp, en algunos casos, los investigadores y autoridades policiales realmente quieren que los delincuentes las usen. En Guam, a principios de este año, incluso se alentó a un miembro de una red de pedofilía a que se pasara a WhatsApp a fin de que la policía tuviera más posibilidades de descubrir su verdadera identidad.

Comenzó en noviembre de 2020 con un perfil falso en Whisper, una aplicación de redes sociales que alienta a los usuarios a compartir secretos de forma anónima. La cuenta Storm_Ocean, que permanece activa y fue creada en una operación conjunta entre el FBI y la Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (AFOSI), hizo una publicación: era la imagen del cuerpo de una mujer joven, completamente vestida y sentada en un cama, oscureciendo su rostro con su teléfono. Sobre la fotografía se leía : “Los padres van a salir este fin de semana. ¿Quién vendrá a buscarme? No me envíes un mensaje si me vas a decir ‘eso está mal’ o si me dirás que soy demasiado joven “. El agente de AFOSI que dirigía el personaje también le habían dado un nombre, “Emmalee” o “Em”, y una edad, 13 años.

Sigue la información de la tecnología en nuestra sección especializada

El cebo funcionó. Los investigadores afirmaron que otro usuario, con el nombre de Forsei, respondió a la publicación de Em y escribió: “Si eres menor de edad, técnicamente es ilegal que lo haga. Esos son solo medios legales. La edad es solo un número excepto por la ley “. Luego, el agente le dio a Forsei su número de teléfono móvil, “en un intento de trasladar la conversación a WhatsApp y recopilar información sobre la verdadera identidad de Forsei”. 

Mientras la conversación continuaba allí, Forsei expresó su deseo de tener relaciones sexuales con Em y dijo que llevaría condones y pollo para llevar a su casa en Guam, según la orden de aprehensión. El culpable fue capturado con ambos, después de que se organizó la reunión se, afirmaron los investigadores. Cuando se le preguntó a Forsei, dijo que estaba planeando tener relaciones sexuales con Em, aunque sintió que ella era la que lo empujaba en esa dirección. (El sospechoso, Christopher De Leon Guerrero, se declaró inocente y está a la espera de juicio).

Mientras tanto, el agente de AFOSI había enviado una solicitud a WhatsApp, propiedad de Facebook, para preservar los datos relacionados con la cuenta del sospechoso. Los investigadores querían direcciones IP y cualquier actividad de la cuenta que WhatsApp pudiera proporcionar. No solicitaron el contenido del mensaje, debido a que está protegido por cifrado de extremo a extremo y es imposible de recuperar de los servidores de WhatsApp.

Aunque estas solicitudes de datos de WhatsApp son comunes, es menos común ver a un investigador del gobierno intentando activamente mover un objetivo a la plataforma de mensajería. Aunque el FBI ha pedido constantemente a Facebook y a otras importantes empresas de tecnología que proporcionen acceso a comunicaciones cifradas, está claro que tienen otras formas de obtener datos pertinentes para las investigaciones. 

Pueden monitorear a los usuarios de WhatsApp, por ejemplo, ya sea a través de órdenes legales de información o mediante los llamados “registros de lápiz”, que son una especie de escuchas telefónicas en los metadatos de la cuenta, lo que brinda a la policía acceso a información actualizada y  actividad de la cuenta, casi en tiempo real.

Usuarios de Whisper no del todo anónimos

La policía no se basó solo en WhatsApp para corroborar información. También obtuvieron información de WhisperText, la compañía de San Mateo que administra Whisper, que en 2014 generó controversia por proporcionar datos de usuarios al Departamento de Defensa. Whisper pudo decirle a la policía que el usuario de Forsei era un hombre, de entre 26 y 29 años, “cuyos servicios de localización telefónica lo ubicaron en Guam”. Según la orden judicial, Whisper puede proporcionar diversa información a las fuerzas del orden, incluida la ubicación, las marcas de tiempo del registro de chat, el contenido de los “susurros” o Whispers y la dirección IP.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Los agentes federales del FBI han usado la misma táctica con Whisper antes. Según una orden de registro de 2019, un detective del Grupo de Trabajo de Delitos Cibernéticos del Departamento del Sheriff del Condado de Boone (BCCCTF) en Missouri montó un “señuelo” de una niña de 14 años. Cuando publicaron un simple susurro diciendo que los niños eran inmaduros, un sospechoso se puso en contacto y organizó una reunión, solo para ser arrestado y acusado de intento de incitación sexual a un menor. Se declaró culpable y fue condenado a 10 años de prisión en 2020.

Si bien el FBI y otras agencias gubernamentales no pueden leer sus mensajes de WhatsApp o ver quién “susurra”, pueden obtener suficiente información de cualquiera de ellos para localizar potencialmente un objetivo.

Por Thomas Brewster

 

Siguientes artículos

Intel, en conversaciones para producir chips para automotrices: CEO
Intel, en conversaciones para producir chips para automotrices: CEO
Por

Pat Gelsinger dijo que la compañía está hablando con empresas que diseñan chips para automóviles para producirlos dentro...