La primera convención sobre movilidad en América Latina, la Latam Mobility Summit 2018, reunió a los dirigentes de siete empresas de transporte alternativo que están despuntando en la región.

Rodrigo Lecuona, country manager de la empresa de viajes en helicóptero compartidos Voom, moderó la discusión entre los directivos de Bussi, Cabify, Waze, Uber, Mex Rent a Car e Easy Taxi, en la que pusieron en común sus experiencias y retos en la región.

He aquí un resumen.

 

PUBLICIDAD

Retos

Si bien todas las empresas del panel aspiran a revolucionar la manera en que la gente se mueve en la ciudad, en la discusión sobre retos para el futuro es donde se manifestaron las diferencias en estrategia y modelo de negocio.

“Las empresas de transporte solo tendrán impacto si son masivas. Es importante pensar en el ecosistema de movilidad. Tú puedes usar Easy Taxi o Uber para ir a la estación de Ecobici y, de allí, llegar al trabajo”, explicó Ricardo Weder, presidente de la plataforma española de servicio de taxi por particulares Cabify.

Con la misma intención de alinear esfuerzos y estrategias, el director de Operaciones de Uber México, Roberto Fernández del Castillo, explicó que para esta compañía es importante generar alianzas entre el sector público y privado.

En el sector del alquiler de autos, Mex Rent a Car se propone eliminar o, por lo menos, reducir la huella de carbono. Una de las formas que se expusieron en la convención fue fomentando desde la compañía que los usuarios compartan viajes realizados con los coches que rentan en la plataforma.

Otra opción en la que ya están trabajando en la Ciudad de México es sustituyendo la flota de 5,000 autos que gestionan por unos de eléctricos, según contó el director de Negocios y Desarrollo de la empresa, Javier García González.

Waze, la aplicación GPS de Google que se alimenta de la información que los usuarios proveen, tiene el foco en maximizar el nombre de ocupantes de los vehículos, siempre fiel a su objetivo de generar comunidad.

“Waze lanzará un car pool el año que viene para llenar estos lugares vacíos y hacer más efectivo que haya menos coches. En Israel ya funciona y ya lo ven como una opción para acabar con el tráfico totalmente”, comentó la directora general de la compañía en México, Anasofía Sánchez.

“Un gran desafío es la seguridad, por eso nuestro producto va enfocado a que tu puedas compartir coche con tu vecino o con alguien que trabaja enfrente de ti. La idea es crear comunidad y ahí vemos la solución en car sharing”, añadió.

 

Entre la legalidad y la oportunidad

El espíritu de empresa crowdfunding de Waze se evidenció en la discusión sobre cómo estos nuevos modelos de negocio de transportes están sorteando la legalidad muchas veces desfasada de los estados, donde no hay regulación alguna.

Anasofía Sánchez explicó cómo colaboran con gobiernos en los estados en los que operan para intercambiarse información. En México, colaboran con Miguel Hidalgo, Puebla, Aguascalientes y Monterrey.

“Por ejemplo, en Río de Janeiro, durante las Olimpiadas, Waze podía dar información sobre cuándo empezaba el tráfico. Otro ejemplo: se identificó que si los camiones de la basura pasaban una hora más tarde de lo habitual, el porcentaje de tráfico se reducía alrededor del 12%”, explicó.

La directora general del GPS vial de Google explicó que cada vez hay más usuarios en Estados Unidos que reportan incidencias y accidentes a través de la aplicación antes que recurrir al servicio de emergencia 911.

“Cuando la gente choca, normalmente no sabe dónde está, por eso la ayuda llega alrededor de 5 minutos antes cuando reportan por Waze”, dijo la directora general en México.

En Cabify consideran que la ley debe proteger tanto al usuario como a la propia plataforma proveedora del servicio. Según Weder, se necesitan “leyes modernas que incentiven la generación de competidores en el mercado a largo plazo y evitar la generación de monopolios, sobretodo en un país como México que tanto ha sufrido por esto”.

 

Éxito de la movilidad sin propiedad en América Latina

La mayoría de los panelistas del evento coincidieron en lo que hace que la Ciudad de México sea una mina para los emprendimientos en movilidad: la existencia de un sistema de transporte público insatisfactorio e inseguro en una megaciudad.

“En la Ciudad de México, 15 millones de viajes se realizan en transporte público y la encuesta de origen-destino en el área metropolitana del valle de México dice que más del 90% de los usuarios están insatisfechos con el servicio”, apuntó el director de Operaciones de Easy Taxi, Roberto Miramontes.

García González, de Mex Rent a Car, añadió el hecho de que 45% de la población mexicana no tenga auto, junto con el crecimiento exponencial del Internet y el uso de celulares inteligentes.

Sin embargo, dos de los obstáculos contra los que estas empresas están luchando en suelo latinoamericano son la mentalidad y las costumbres.

“Es difícil dejar tu auto en casa para empezar a utilizar otras opciones de transporte. Uber y Cabify están abriendo la puerta a que la gente se esté acostumbrando a esto”, explicó el CEO y cofundador de Bussi, que ofrece viajes diarios en grupo en una van.

Otro desafío al que Uber y Easy Taxi dijeron estar enfrentándose es a la no bancarización de muchos usuarios en México.

“Consideramos que todo el mundo debe tener acceso a la tecnología y transporte fiables, y eso incluye a los más del 50% de mexicanos que no tienen cuenta de crédito. Por eso, tenemos usuarios que pagan en efectivo”, explicó Del Castillo.

En materia de seguridad, Waze explicó que están trabajando con los gobiernos para que decreten oficialmente cuáles son las zonas peligrosas de las ciudades para que su aplicación pueda informar de ello a sus usuarios.

También te puede interesar: Uber México presume de ser el principal dinamizador económico del país

 

Siguientes artículos

naicm
Sí es viable concesionar el nuevo aeropuerto: Grupo Aeroportuario
Por

Federico Patiño, director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, dijo que el Nuevo Aeropuerto Internacional de...