Pese a que ya pasó lo peor y muestra signos de mejora, la economía estadounidense seguirá necesitando el estímulo monetario de la Fed.

 

Desde septiembre de 2008, la economía estadounidense entró en terapia intensiva. En diciembre de 2013, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos decidió que podía empezarse a reducir las dosis de estímulo monetario a la economía más grande del mundo. Los mercados, que se habían hecho adictos a la ‘droga‘  de la Fed, están aceptando poco a poco que se acabará.

Lo que aún no queda del todo claro es el estado del paciente. La  evidente recuperación económica de EU no puede garantizar que comience una expansión en el corto plazo. Diversos indicadores, como la tasa de desempleo, consumo privado y sector hipotecario han mostrado resultados diversos, por lo que la rehabilitación del paciente sigue siendo lenta.

PUBLICIDAD

Aunque se prevé que el programa de compra mensual de bonos por 85,000 millones de dólares (mdd) concluya a finales de 2014, también está claro que el plan de la Fed es no retirar por completo la medicina hasta que la economía estadounidense esté en franca expansión.

 

Signos vitales

Desde que estalló la crisis financiera en 2008, la Fed ha lanzado tres rondas de estímulo monetario, conocidas como Quantitative Easing (QE), que consisten en aumentar la oferta de dinero, mediante la compra de bonos del propio gobierno para reducir las tasas de interés a largo plazo.

El QE3, lanzado en septiembre de 2012, compraba mensualmente 40,000 millones de dólares (mdd) en deuda hipotecaria, pero en diciembre del mismo año se incrementó hasta 85,000 mdd.

El 18 de diciembre, la Fed anunció que comenzaría a reducir su ritmo de compra de bonos 10,000 dólares por mes, argumentando que la economía estaba creciendo “a un ritmo moderado y que el mercado laboral mostraba “una mejoría constante”.

Los signos vitales de la economía de Estados Unidos arrojan lecturas diversas:

  • La tasa de desempleo en enero bajó a 6.6%, cuando en el mismo mes de 2013 estaba en 7.9%
  • La creación de empleos por parte del sector privado en enero fue de 133,000 plazas, menos que las 185,000 esperadas y las 180,000 creadas mensualmente en promedio en los últimos dos años.
  • El gasto del consumidor, que compone dos terceras partes de la actividad económica de EU, creció 0.4% en diciembre
  • El ingreso disponible de las familias bajó 0.2% en el mismo mes
  • Las ventas de casas nuevas en diciembre fueron de 414,000 unidades, 7% menos que en el mismo mes del año pasado, según datos del Departamento de Comercio.
  • En noviembre, los precios de las casas nuevas se incrementaron 13.7% a tasa anual, según el índice S&P/Case Shiller.

“Observando justamente esos indicadores en Estados Unidos, en efecto no hay un argumento consistente de que la economía está en plena expansión, que es muy diferente a decir una recuperación, la cual empezó desde hace 24 meses”, explica Raymundo Tenorio, director de la carrera de Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe.

 

¿Evaluación sesgada?

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, dijo el 12 de febrero en su primera comparecencia como la titular del banco central ante el Senado que se continuará con la reducción mensual del programa mensual de bonos “a menos que la economía muestre un deterioro significativo”.

El mandato dual de la Fed, que consiste en la estabilidad de precios y maximizar el empleo, hace que la tasa de desocupación sea uno de los indicadores más importantes para decidir sobre la política monetaria del banco central.

Pero la aparente caída en la tasa de desempleo no significaría que esté cerca la recuperación del mercado laboral. De acuerdo con un análisis del banco Ve por Más, la tasa de participación, la cual muestra el nivel de aportación de los estadounidenses en la fuerza de trabajo, se encuentra en 63%, la más baja desde 1978. Esto podría explicarse porque, debido a las pocas oportunidades en el mercado laboral, muchas personas en disponibilidad de trabajar están dejando de buscar empleo.

“Dado que los trabajadores sin empleo sólo se cuentan como desempleados si están buscando trabajo activamente, estos “trabajadores desaparecidos” no se reflejan en la tasa de desempleo. Si a la tasa de desocupación se le agregaran trabajadores desaparecidos, el desempleo en Estados Unidos sería del 9.9%”, señala Ve por Más.

 

¿Cuándo dan de alta al paciente?

Si la recuperación de la economía de Estados Unidos aún no es sólida y aún necesita de la inyección de liquidez de la Fed, ¿cuándo puede considerarse que el paciente está completamente curado? Raymundo Tenorio, del Tecnológico de Monterrey, considera que deben haber al menos dos trimestres de crecimiento sólido.

“Una expansión quiere decir dos trimestres con crecimientos, como mínimo, creciendo arriba del 2% a tasa anual”, explica.

Pese a que ya pasó lo peor y muestra signos de mejora, la economía estadounidense seguirá necesitando el estímulo monetario de la Fed.

“La Fed seguirá su plan mientras el ciclo de expansión de la economía no sea un hecho. Si sigue lenta la recuperación, seguirá el estímulo monetario”, considera Tenorio.

 

 

Siguientes artículos

Fondos de inversión: Análisis de rendimiento
Por

Cuando te recomiendan invertir en fondos es como si te pidieran meterte en un profundo túnel oscuro. Pero siempre tienes...