Ofertas atractivas y meses sin intereses son los principales focos de atención de los consumidores, sin embargo dejarse cautivar por estas promociones puede traer grandes endeudamientos a largo plazo.

 

 

Del 15 al 18 de noviembre se realizará el Buen Fin y las diversas promociones que ofrecerán las tiendas, librerías, mueblerías, aerolíneas, joyerías y demás, serán atractivas para los consumidores, sin embargo, es importante pensar antes en lo que se va a gastar, a fin de evitar endeudamientos innecesarios en un futuro.

PUBLICIDAD

¿Quién gana con el Buen Fin? Alan Gómez, director de soluciones de inversión de Principal Financial Group México, indica a través de un comunicado que el gran beneficio es principalmente para el sector comercial y de servicios, quienes representan un 60% del Producto Interno Bruto (PIB) del país (de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía), pero también ganan los consumidores inteligentes que saben aprovechar las ofertas.

A pesar de que el Buen Fin es un programa que resulta benéfico para los negocios formales, gracias a que cerrarán el año de manera exitosa al vender mercancías que muchos mexicanos pensarían comprar en otro momento, el lado oscuro de este fin de semana es el poco o nulo fomento para el ahorro, inversión y previsión.

Para la tercera edición del Buen Fin, las expectativas han aumentado gracias al adelanto de una tercera parte del aguinaldo a los servidores públicos y a que más estados de la República Mexicana se han sumado, lo que podría hacer que las ventas superen un 10 o 12% las comercializaciones de 2012.

A fin de que los consumidores no sean sorprendidos por los gastos durante el Buen Fin, Gómez plantea las siguientes preguntas que deben hacerse antes de su compra, además brinda estrategias durante la adquisición de algún producto.

Preguntas previas:

¿Estoy preparado para comprar a crédito? Planea a futuro para saber si tu crédito podrá ser solventado sin problemas en los meses acordados.

¿Estoy comprando un bien duradero? Opta por la adquisición de electrodomésticos, cuya duración es mayor a cinco años, pues comprar zapatos, ropa o incluso alimentos puede resultar contraproducente ya que al terminar de pagar dichos bienes pueden haber perdido su valor.

¿Es una compra por impulso? Procura pensar dos veces antes de adquirir un bien, las ofertas y descuentos son muy atractivos, pero considera si en verdad necesitas lo que estás comprando.

Estrategias durante la compra:

1.- Planea. Piensa a corto y largo plazo y destina parte de tu aguinaldo a una cuenta de ahorro, o abre un PPR (Plan Personal del Retiro) y saca provecho a la deducción de impuestos.

2.- Analiza. Antes de hacer alguna adquisición considera el tipo de deudas que representará cada gasto y piensa si estás dispuesto a sobrellevar todas las deudas, créditos y pagos a meses sin intereses.

Si las deudas rebasan más del 30% de tu ingreso mensual, no es conveniente sobreendeudarse antes de comenzar otro ciclo, también procura no gastar más de lo que ganas.

3.- Compara. Cada producto tiene diferentes formas de pago, por lo tanto es recomendable comparar precio y calidad, con el propósito de saber si pagarás de contado, con monedero electrónico o pagos en línea. Si realizas pagos de contado en algunas tiendas, tendrás mayores beneficios.

Alan Gómez concluye que el mayor rendimiento que obtendrás durante el Buen Fin es no dejarte enganchar, este esfuerzo se verá reflejado en mejores hábitos financieros que a largo plazo contribuirán a aumentar e incentivar el ahorro que ayudarán a hacer frente a gastos imprevistos y emergencias.

Las compras pre-navideñas con descuentos de más del 50% suelen ser atractivas, pero son capaces de transformar a los consumidores en compradores compulsivos, por lo tanto, la clave del éxito durante el Buen Fin es la correcta planificación y prevención de gastos.

 

Siguientes artículos

Moto G, mucho smartphone por muy poco dinero
Por

Con su teléfono inteligente de gama media a precio de gama baja, Motorola va por el 65% del mercado mexicano que aún pos...