Tener mascotas puede ayudar a mejorar nuestra salud de muchas maneras, pero con ciertas modas también puede resultar en un gasto excesivo.

 

Te he platicado en este espacio que la salud no sólo se trata de no estar enfermo, sino que el estar sano incluye estar bien en el aspecto físico, emocional, psicológico y social. Hay cosas que nos pueden ayudar a modificar nuestra salud de manera positiva, y no son precisamente medicamentos.

Desde hace unos 30 años se han realizado estudios que analizan el impacto que tienen las mascotas en la salud de los seres humanos y los resultados son muy interesantes. Se ha observado que los animales pueden ayudar a manejar la depresión o la demencia de manera muy positiva. También, si uno conversa con otros dueños de mascotas, puede aminorarse la soledad y facilitar la interacción con otras personas.

PUBLICIDAD

De acuerdo con la APPMA (National Pet Owners Survey) en Estados Unidos, el 63% de las familias tienen mascotas, siendo los perros la mascota más común; en segundo lugar los gatos, peces y pájaros, además de tortugas, conejos, hurones y otros roedores.

La cantidad de dinero que se destina a las mascotas se ha duplicado en la última década en la mayoría de los países en desarrollo, siendo esto asombroso, porque se ha visto que las personas gastan más dinero que antes en la atención a los animalitos, en poder viajar con ellos, en comidas, etc. Por ejemplo, en Estados Unidos el gasto en mascotas se elevó de 17,000 millones de dólares en 1994 a 47,000 millones de dólares en 2010, incluyendo estos gastos viajes, masajes, comida, atención médica, psicológica y ¡hasta yoga para las mascotas!

Hay varios estudios que relacionan la interacción con animales con el bienestar, mejoría en el estado psicológico y recuperación de ciertas enfermedades, como infartos, y enfermedades dolorosas y crónicas. Hay varios estudios que comprueban que el tener una mascota en casa puede mejorar el estado de ánimo de la persona y ayudarlo a recuperarse más rápido de ciertas enfermedades, o a tener cierta mejoría en afecciones como demencia o cáncer; también se ha demostrado que facilitan la recuperación en niños que estuvieron hospitalizados.

Un estudio muy interesante demostró que hubo una mejoría significativa en un grupo de pacientes que habían tenido un infarto al corazón y que tenían perro. Se estudió durante un año a un grupo de personas que habían tenido un infarto y tenían perro y un grupo sin perro, y 4 semanas después del infarto se les indicó sacarlo a caminar 3 veces al día durante 15 minutos. Después de un año de esta actividad se observó que la condición cardiaca de los pacientes que paseaban al perro era significativamente mejor que la de aquellos que no tenían perro, además de que mejoró la presión y los niveles de  triglicéridos de los que pasearon al perro. Esto se explica por el aumento de la actividad física y la constancia de la misma.

Se ha visto que caminar con la mascota no solamente va a facilitar que la persona inicie un hábito, sino que esta actividad puede resultar en alcanzar los niveles de actividad física recomendados para mantener una buena salud cardiovascular (150 minutos a la semana).

En fin, como puedes ver, tener mascota te puede ayudar a mejorar tu calidad de vida de muchas maneras, pero con ciertas modas también puede resultar en un gasto excesivo. ¿Tienes animalito en casa?, ¿has pensado en cómo te ayuda? Tal vez sea tu oportunidad para empezar un nuevo hábito saludable, y no hablo de llevar al perro o al gato al yoga, sino mejor ir al parque a caminar juntos, ¡y empezar a juntar minutos de ejercicio!

¡Hasta la próxima!

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @marsimar

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Francesco Piazzesi, ¡Échale! A tu Casa, y la batalla por la vivienda digna
Por

En el mundo hay millones de personas que no tienen un lugar en donde vivir, algo que se equipararía visualizando a todo...