El distanciamiento social provocado por la pandemia de COVID-19 ha generado profundos cambios en la esfera de la economía y por supuesto de la salud, pero también ha modificado la forma en la que estamos navegando en Internet y la forma en la que estamos usando nuestro tiempo disponible.

A través de un estudio generado por la Global Web Index y graficado por Social Capitalism, se analizó la forma en la que las diversas generaciones usan las plataformas digitales durante la contingencia sanitaria. El confinamiento social ha provocado un mayor tiempo libre y una mayor demanda de contenidos, que cada generación consume de manera un tanto diferente.

De entrada, el tráfico de Internet se incrementó de un 35 a 40% más de lo habitual, provocado en su mayoría por la demanda de video, lo que vuelto ligeramente lentas las conexiones en prácticamente todo el mundo.

Así, de acuerdo con los diferentes grupos generacionales, el consumo de Internet cambia. No obstante, todos coinciden en buscar información sobre el coronavirus. 

Por ejemplo, para la generación Z, la más joven y considerada de los 16 a los 23 años, lo que más consumen son plataformas de video y música como YouTube y TikTok, además de juegos online y televisión on demand. No muestran interés por prensa impresa o por la radio y sus actividades están más enfocadas en cuestiones lúdicas.

Los millenials, considerados entre 24 a 37 años por el estudio, prefieren escuchar música y también son altos consumidores de video en plataformas como Instagram o YouTube, sin embargo, lo contenidos son un tanto diferentes, puesto que buscan más temas relacionados con alimentación, vida saludable, recetas y acondicionamiento físico. Esta grupo es el que más consume contenidos noticiosos en línea. 

La generación X, entre los 38 y los 56 años, han aumentado el consumo de televisión tradicional y la televisión on demand. Además, son los que más consumen prensa en línea después de los millenials. 

Para los babyboomers, considerados en el estudio como los adultos mayores de 57 años, el mundo digital parece no tener relevancia, puesto que se mantienen al margen de las actividades on line, siendo el consumo de video lo más relevante, pero muy por debajo de las otras generaciones. El confinamiento ha impulsado el consumo de televisión off line, pero tampoco de forma muy relevante.

El estudio resalta la inquietud que tienen todas las generaciones respecto del tiempo que pasan frente a la pantalla y los posibles daños que pueda causar en su salud, por ejemplo en la vista, la postura e incluso, en la concentración, sin embargo, enfatiza el estudio, la cantidad de tiempo que vemos los contenidos no tiene incidencia sobre la salud física, como sí lo tiene el tipo de contenidos que elegimos sobre nuestra salud emocional y nuestro estado de ánimo.

El consumo de contenidos digitales se ha incrementado de manera notable durante el confinamiento, es mayor no sólo el tiempo que empleos en verlos, sino también las fuentes de dónde vienen. Por ello, es importante que sepamos elegir contenidos que nos ayuden a hacer mucho más llevadera la cuarentena y evitar que provoquen más tensión y sufrimiento inncesario.

Contacto:

Twitter:@sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Glaciares
El hielo en Groenlandia se ha reducido a un punto sin retorno
Por

Los científicos estudiaron varios glaciares en el Ártico y descubrieron que las nevadas ya no eran suficientes para repo...