El esfuerzo europeo apenas comienza, y la Fed ya se prepara para ir en sentido contrario en términos de desmantelamiento gradual de sus apoyos monetarios.

 

El Banco Central Europeo ha extendido sensiblemente su apoyo monetario para tratar de reactivar la débil economía europea y prevenir un proceso deflacionario. Los efectos de una inyección mensual de liquidez por 60,000 millones de euros podrían trascender las fronteras de la zona euro. ¿Qué implicaciones tiene para los mercados financieros mexicanos? A continuación me dispongo a dibujar una respuesta.

 

PUBLICIDAD

El reforzamiento de un programa de compra de activos

Lo que anunció el Banco Central Europeo (BCE) el pasado 22 de enero extendió sensiblemente un programa ya existente. El programa inicial comprendía compras de valores europeos equivalentes a 10,000 millones de euros (me) al mes. Adicionando el nuevo plan, que contempla la compra de bonos soberanos europeos, tal esfuerzo mensual se eleva a 60,000 me.

Vale la pena mencionar que dicho esfuerzo mensual es el equivalente a desembolsar casi un tercio de las reservas internacionales de México cada mes, con el fin de promover un clima de tasas de interés bajas en la zona euro.

Inicialmente, tal apoyo está planeado para que tenga una vigencia hasta septiembre del 2016, aunque nada restringe al BCE de extender dicho plazo o de reforzarlo en el camino.

 

Los efectos deseados al interior de la zona euro

El objetivo del nuevo esfuerzo cuantitativo es promover una relajación en las condiciones monetarias en Europa, lo que a su vez promueva el mejoramiento en las condiciones de financiamiento de empresas y familias en la zona euro.

Así se espera un fortalecimiento de la demanda, mayor capacidad utilizada a nivel industrial y mejores dinámicas de crecimiento para el crédito. Con esto también se busca contener los riesgos deflacionarios.

 

Sus efectos fuera de la zona euro

Considerando la experiencia estadounidense, creo que se pueden hacer tres observaciones clave asociadas con programas de compras masivas de activos por parte de un banco central y sus efectos a nivel internacional. Estas observaciones bien podrían extrapolarse al caso del reciente esfuerzo cuantitativo en Europa.

Aquí los tres puntos que considero clave:

  1. Las menores tasas de interés gubernamentales se asociaron con recuperaciones bursátiles en economías desarrolladas. En cambio, el efecto estimulante para el crecimiento económico y la inflación fue menor al observado dentro de EU.
  2. En cuanto al efecto de un mayor ritmo de crecimiento del crédito en economías avanzadas, la evidencia ha sido más limitada.
  3. El impacto en las emergentes fue en general más significativo que en las desarrolladas. En algunos de los primeros, el efecto de estímulo económico asociado al apoyo cuantitativo en EU fue significativo. También se presentó un incremento rápido del crédito y fuertes influjos de capitales, apreciación cambiaria y presiones inflacionarias.

Lo anterior podría fungir como una guía razonable en la evaluación de efectos esperados en economías y mercados como el mexicano. Sin embargo, creo también razonable suponer que el alcance del programa del BCE fuera de Europa podría ser más limitado respecto al observado con los apoyos de la Reserva Federal de EU.

Esto, debido a que mientras los esfuerzos cuantitativos en Europa podrían coadyuvar a validar los efectos arriba descritos para el resto del mundo, México incluido, el esfuerzo europeo apenas comienza y la Fed ya se prepara para ir en sentido contrario en términos de desmantelamiento gradual de sus apoyos monetarios. Así, los efectos sobre la liquidez financiera internacional podrían ser encontrados.

Así resulta difícil que en el corto, y quizás en el mediano plazo, los efectos del apoyo monetario europeo puedan más que compensar las implicaciones de la normalización de la Fed, la cual, creo, comenzará este mismo año.

 

Contacto:

Twitter: @joelvirgen

 

Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El marketing de lo imposible
Por

Hacer marketing de lo imposible es poner nuestra mirada y pensamientos más allá de los problemas actuales, y ubicarnos b...