La apertura de nuevos formatos y la incursión en otros destinos en el interior de la República y el extranjero son parte de la estrategia con la que esta cafetería busca ganar terreno a marcas como Starbucks, Punta de Cielo o Juan Valdez.

 

 

PUBLICIDAD

México aún está lejos de liderar el consumo de café a nivel mundial, sin embargo, el dato de que entre 1997 y 2010 el consumo per cápita creció 116% en el país no ha pasado desapercibido para las grandes marcas de café que han volteado los ojos a las metrópolis mexicanas.

Justo cuando todos pensaron que la efervescencia del mercado cafetero estaría dominada por competidores extranjeros nació Cielito Querido café.

En 2010, la empresa Autobuses de Oriente (ADO) concretó un proyecto que se gestó por ocho meses en la mente de empresarios y de los diseñadores Nacho Cadena y Héctor Esrrawe. La idea era salir de las terminales de autobuses con una oferta enfocada en café y alimentos.

Así, Cielito Querido surgió con la promesa de ser un éxito contundentemente mexicano, y ahora, en medio de la ‘batalla de las tazas’, Diego Landa, director general de la marca, platicó con Forbes México acerca de la estrategia para ganar terreno y hacer crecer un concepto nostálgico y artesanal, una tarea que afirma, es una carrera interminable.

“El café es un negocio apasionante, es muy intenso. Y cuando lo ligas con México es aún más apasionante, lo tienes que hacer bien, el cliente espera mucho,y para poder conservar al cliente tienes que hacer las cosasmejor que tu competencia eso te obliga a formalizar lo que haces, buscar procesos, recetas, la mejor capacitación, se vuelve una carrera sin meta porque siempre puedes hacer las cosas mejor”.

 

Crecimiento sólido 

En los tres años que lleva de operación, la marca ha logrado consolidar la operación de 33 tiendas, una cada mes. Ante los planes de Starbucks de abrir 50 tiendas en México antes de que termine el año, o los de Juan Valdez, de abrir 100 establecimientos en seis años, Diego Landa dice convencido que la estrategia prioritaria es consolidar la marca para después pensar en un crecimiento acelerado.

“No puedes crecer a lo loco, crecer no es cuestión de dinero, sino de tener la capacidad de hacer las cosas mejor y tener margen para crecer. Nos encantaría tener más tiendas pero por un lado está la capacidad que tengamos para que cada tienda la abramos bien y por el otro está en conseguir las ubicaciones. Todos quieren la mejor ubicación . Debes estar donde quieres estar pero en las condiciones donde se pueda hacer negocio”, explica.

Para Cielito Querido, las ubicaciones han sido uno de los más grandes retos, cada tienda implica una inversión base de al menos tres millones de pesos, que puede dispararse dependiendo del local y las condiciones de renta, un aspecto que se ha vuelto más complejo conforme al crecimiento de la demanda de locales comerciales en la Ciudad de México.

Por ello, para finales de año, la marca planea la incursión en nuevos formatos, que le permitan abrir nuevos puntos de venta en locales más reducidos.

“La tarea número uno es caber en locales más chicos, cada tienda es diferente, las zonas de oficinas permiten dar opción a comprar café y regresar a trabajar, algunos quieren espacio para conversar, trabajar o fumar. Tenemos ofertas de locales más pequeños y tenemos ubicaciones clave donde hemos detectado oportunidades para nuevos formatos”.

 

¿Cuál es la receta secreta?

Cielito Querido trabaja con alrededor de 35 proveedores que componen la oferta de alimentos y bebidas. Todo mundo puede tomarse un café, sin embargo, la ecuación de café con pan de elote o chocolate de agua puede ser difícil de encontrar.

“No estamos inventando el hilo negro, cuando nosotros sacamos a la venta un panqué de elote es algo que ya hemos comido, algo que recordamos, pero por alguna razón, es difícil de encontrar en la calle . En Cielito puedes encontrar un panqué de elote o un panqué de nata o de linaza, pie de limón. entre las bebidas puedes encontrar aquellas a base de chocolate puedes tomarlas con agua, como en Oaxaca, en la ciudad de México no es muy común pero en otras partes así es como se toma el chocolate”.

La decoración en un estilo retro es otro de los puntos clave, justo es la pieza fundamental para su meta de expansión a más largo plazo: Salir a conquistar Estados Unidos.

“Ante la densidad de población latina y la moda de lo retro, y lo mexicano, vemos un mercado grande para Cielito, tenemos un concepto poderoso y contundente, pero necesitamos que antes el servicio sea como queremos”.

2014 podría ser el año en que Cielito Querido incursione en una expansión al interior de la República para empezar a sembrar las bases para explorar Estados Unidos, una misión que podría iniciar en 2015 o 2016.

Diego Landa no descarta la idea de incurrir en un negocio de franquicias, pero afirma, es necesario que Cielito Querido alcance los más altos estándares de calidad de atención y adopción de procesos.

“No lo hemos hecho porque creemos que la marca tiene que estar bien cimentada para que el crecimiento pueda ser ordenado y exitoso. Franquiciar antes de tiempo es poner el concepto en manos personas con diferentes criterios, diferentes expectativas y necesidades, creemos que es arriesgado, pero no lo hemos descartado, es más importantes hacerlo bien que hacerlo rápido”.

 

El futuro inmediato

Para fines de 2013, Cielito podría alcanzar las 40 cafeterías en operación. Cuestionado sobre el futuro económico del país y cómo afecta la desaceleración al panorama de crecimiento, el empresario es contundente:

“Como empresa tenemos la decisión de crecer, la pregunta es a qué ritmo, en ningún momento vamos a detener el crecimiento. Seguramente habrá ubicaciones y oportunidades para crecer. Se abren nuevos nichos conforme la gente cambia de necesidades, se pierde un público y se gana otro, aún en época de crisis. En la medida que veamos más claridad podríamos meter el acelerador y crecer aún más rápido”.

 

Siguientes artículos

Japón, ¿el regreso del imperio económico?
Por

La economía nipona perdió peso en el panorama mundial y sus industrias se quedaron rezagadas por falta de innovación....