La equidad laboral va más allá de una cuota de género. Angélica Fuentes, CEO de Grupo Omnilife y Fundadora de Angelíssima, explica lo que las empresas pueden ganar al  generar un ADN equilibrado. 

 

 

 

PUBLICIDAD

¿Por qué la equidad laboral debe considerarse en el derecho de una sociedad justa?

“Es sencillo: tener un equipo de trabajo equilibrado es tener un equipo más creativo, que entrega mejores resultados y que trabaja mejor.”

La voz al otro lado del teléfono es de Angélica Fuentes, quien se ha distinguido por la promoción de políticas de inclusión e igualdad de género, tanto a nivel político como empresarial.

Tras su participación en el Reporte Global de Género, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la empresaria explica cómo una serie de cambios minúsculos pueden generar un ecosistema más justo de trabajo para las mujeres.

El informe estima que tomará 81 años lograr un trato igualitario entre hombres y mujeres en el trabajo.

Al respecto, la consultoría de recursos humanos Mercer explica que en las escalas salariales más bajas, la participación de la mujer alcanza una proporción de hasta 85%, mientras que en los puestos directivos más altos, la representatividad femenina sólo alcanza 3%.

A pesar de constituir 41% de la fuerza laboral a nivel mundial, la mayor representación de féminas en todos los niveles de carrera se encuentra en los roles de soporte. Las mujeres representan 40% a nivel profesional y 36% a nivel gerencial, pero constituyen sólo 26% de los gerentes senior y 19% de los ejecutivos.

“Las brechas política y académica tienen oportunidad de mejorar en el país; las mujeres han avanzado en participación económica, pero es importante mejorar en educación. Se trata de una tarea que debe realizarse de manera conjunta, no sólo del lado empresarial, sino de política pública, pues entre mejor preparación hay mayor oportunidad de lograr posiciones más altas”, señala Angélica Fuentes.

En opinión de la empresaria, es importante empezar a pensar en una cultura empresarial en que no haya firmas para hombres o para mujeres, sino empresas que trabajen para hombres y para mujeres. En este sentido considera que es importante pensar en medidas básicas que ayuden a mantener una proporción equilibrada entre hombres y mujeres dentro de los equipos de trabajo.

“Se requiere eliminar la discriminación implícita, transformar las relaciones de poder. Cuando hay un ambiente de trabajo sano, los equipos tienen más oportunidad de innovar y experimentar”, afirma.

Para Angélica Fuentes, la equidad en los equipos de trabajo debe dejar de verse como un costo y empezar a verse como una inversión. Algunas de las políticas laborales básicas que recomienda adoptar son:

* Guarderías.

* Esquemas de tiempo parcial para nuevas madres.

* Permisos de paternidad.

* Espacios adecuados para amamantar.

“Cuando una empresa pierde talento femenino, pierde la capacidad de avanzar más lejos; es por eso que, al final del día, la inversión que se realiza en estas facilidades básicas resulta menor a los beneficios que se logran en clima laboral.”

Omnilife fue la primera empresa en adoptar los siete principios de empoderamiento de la mujer. Aquí los puntos básicos:

  1. Promover la igualdad de género desde la dirección al más alto nivel.
  2. Tratar a todos los hombres y mujeres de forma equitativa en el trabajo; respetar y defender los derechos humanos y la no discriminación.
  3. Velar por la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores y trabajadoras.
  4. Promover la educación, la formación y el desarrollo profesional de las mujeres.
  5. Llevar a cabo prácticas de desarrollo empresarial, cadena de suministro y mercadotecnia a favor del empoderamiento de las mujeres.
  6. Promover la igualdad mediante iniciativas comunitarias y cabildeo.
  7. Evaluar y difundir los progresos realizados a favor de la igualdad de género.

 

Siguientes artículos

Recursos en el SAR se duplicarán en los próximos 5 años
Por

Los recursos administrados por las Afore podrían alcanzar cerca de 5 billones de pesos en los próximos cinco años para r...