Noviembre es un mes peligroso incluso para las economías familiares más conservadoras: tras El Buen Fin (del día 16 al 19), se avecinan Black Friday (día 23) y Cyber Monday (el día 26), eso sin contar las ventas nocturnas de último momento en la víspera de diciembre. Muy pocos se resisten a las estrategias de venta preferidas por los comercios en esta temporada, que incluyen descuentos directos sobre productos, brindar regalos o muestras gratuitas, así como las ventas 2×1 y formatos similares.

Aunque gastar en muy sencillo y pagar es difícil, no es imposible invertir esta lógica y facilitarnos el camino para cumplir los pagos en tiempo y forma. ¿Cómo? Lo primero es ser estricto para gastar, y usar para compras realmente necesarias, solo el 30% del dinero que tengas disponible.

Si tienes problemas para auto controlarte, procura gastar en efectivo y salir a la calle con el dinero contado. Pagar con la tarjeta de crédito también es válido cuando además de respetar las fechas para liquidar, recibes ventajas adicionales por utilizar el plástico, como bonificación de puntos, o bien, cuando la promoción está estrictamente vinculada a la tarjeta.

Organizar las deudas prenavideñas

Como sabemos, conforme se acerca el fin de mes, llegan los pagos de servicios y tarjetas, pero en este caso además comenzarán a reflejarse las primeras mensualidades de tus compras prenavideñas. Cuando llega el momento de hacer frente a todas aquellas deudas que contrajiste, lo mejor es tener un método repasado para liquidarlas lo antes posible:

Atrasarse en el pago de deudas es la principal causa de perder libertad financiera en temporada decembrina. Pagar adeudos lo más rápido posible es relativamente sencillo con 3 métodos de organización personal.

  1. Método totalero. Se trata de la modalidad más efectiva y más difícil de seguir, pues se requiere pagar totalmente y a fin de mes, las deudas o créditos adquiridos. Es una estrategia muy recomendable para usuarios de tarjetas de crédito y créditos personales, pues con esta opción se evita pagar cualquier costo adicional e intereses.
  2. Mediante convenio. Si no quieres cerrar el 2018 con una deuda atrasada de varios meses y que se volvió impagable, considera negociar o reestructurarla con la entidad bancaria o financiera con la que se generó el impago. Los acuerdos deben ajustarse a tus posibilidades reales de pago, de lo contrario no servirá el esfuerzo de la negociación. Considera que esta opción podría impactar tu historial crediticio, pero definitivamente es menos recomendable dejar de pagar. Además, considera la variante de transferir todas tus deudas a una sola tarjeta de crédito que cobre menos intereses y te ofrezca un esquema más cómodo de pagos, ya sea por tiempo o por monto.
  3. Método de Prioridad. Se enfoca en detectar la urgencia de cada deuda y jerarquizarlas según variables como los intereses que se cobran, el plazo total de cada deuda, el monto de la mensualidad, así como la cantidad total a cubrir. En este caso pueden pagarse primero las deudas más caras o que generan más intereses. Recuerda que, aunque los intereses no sean tan altos, las deudas más caras o con mayor monto mensual pueden complicarse fácilmente con presentar un solo atraso. Al final de la jerarquía se acomodan las deudas más flexibles, que generen menos intereses y que impliquen un desembolso menor. Estos adeudos, en ciertos casos, podrían saldarse gracias a un préstamo personal de bajos intereses y terminar de pagarlas rápidamente.

 

Contacto:

Twitter: @BernardoPrum

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: coru

Blog: coru.com

Página web: coru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México y Brasil lideran ventas de comercio electrónico en Latam
Por

Las ventas de comercio electrónico en México equivalen a casi el triple de las de Chile y cuadruplican las de Perú, con...