Por Viridiana Zurita*

El mundo de la TI empresarial está experimentando una reinvención técnica y cultural de grandes magnitudes. Las empresas necesitan sistemas sin límites, adaptables y radicalmente humanos para mantenerse competitivas y crecer en un mundo en constante cambio y poder innovar a escala. Actualmente muchas compañías se ven obstaculizadas por un mosaico de aplicaciones y talentos entrenados para la tecnología de ayer. Al mismo tiempo, se encuentran rodeados por un campo de juego competitivo que evoluciona rápidamente, conformado por tecnología que incluye una potencia informática prácticamente infinita; un flujo continuo de datos e innumerables usos nuevos de Inteligencia Artificial y tecnologías de Internet de las cosas (IoT).

Al establecer que el estilo actual de TI necesita ajustes para adaptarse a un cambio constante y acelerado, el informe «Sistemas Futuros» realizado por Accenture, afirma que las empresas deben evolucionar hacia enfoques más experimentales, ágiles y resilientes. Esto requiere formas totalmente nuevas de pensar, trabajar e innovar con una fuerza laboral que se adapte al ritmo implacable de la tecnología. Las empresas ya no deberían pensar en sus aplicaciones, infraestructura y empleados como entidades independientes y discretas, sino como sistemas vivos interconectados.

Las empresas se enfrentan a una brecha de logros en lo que respecta a la innovación. Están invirtiendo y teniendo éxito financiero, pero luchan por lograr un éxito repetible en toda su empresa. En cambio, las organizaciones necesitan sistemas radicalmente humanos, adaptables y sin límites que les permitan innovar a escala mientras desbloquean el valor actualmente atrapado por sistemas y procesos heredados. El resultado son sistemas preparados para el futuro formados por la combinación de aplicaciones, datos e infraestructura, junto con estrategias de talento basadas en la colaboración humana más máquina y respaldadas por un extenso ecosistema «.

El informe identifica tres características fundamentales de los prósperos sistemas futuros y los pasos necesarios para lograr el éxito a largo plazo y transformar la forma en que trabajamos y vivimos:

  1. Sin límites: La pila de TI convencional ha alcanzado su límite práctico para impulsar la innovación empresarial. Los sistemas emergentes de hoy están derribando barreras, dentro de la estructura de TI, entre compañías, humanos y máquinas, creando un nuevo espacio para la innovación para resolver importantes problemas empresariales, de consumidores y sociales. Algunos primeros pasos simples incluyen establecer la nube como una base empresarial para erradicar los límites y aplicar técnicas de desacoplamiento para eliminar las dependencias en toda la pila de TI.
  2. Adaptable: Los sistemas adaptables minimizan la fricción que dificulta la capacidad de una empresa para escalar nuevas innovaciones con velocidad. Usando los datos y la inteligencia artificial, estos sistemas aprenden, mejoran y se adaptan por sí mismos, ayudando a las empresas a prosperar frente a requisitos y entornos que cambian dinámicamente. Los seres humanos también son un componente crítico, colaborando con las máquinas para tomar decisiones confiables más rápido. Hacer que esta colaboración sea realmente efectiva comienza con arquitecturas flexibles y vivas.
  3. Radicalmente humano: Las interfaces de tecnología están creando experiencias elegantes y simples que se centran en las demandas de los negocios y los clientes. El procesamiento del lenguaje natural, la visión por computadora, el reconocimiento de voz, el hardware inteligente y las herramientas de visualización permiten a los sistemas hablar, escuchar, ver y entender cómo lo hace la gente. Para lograr esto, las compañías deben comenzar por diseñar sistemas que se ajusten a las personas y dejar de esperar que las personas se ajusten a los sistemas.

El informe considera al talento como la empresa de inversión más importante que puede hacer para crear sistemas futuros prósperos. Requiere volver a imaginar las estrategias de talento para la era de la colaboración hombre-máquina, el aprendizaje continuo y los nuevos enfoques para obtener talento.

El acceso al talento de ingeniería de software correcto es posiblemente más valioso para las compañías hoy en día que el capital financiero. Estamos viendo un aumento importante en la necesidad de ingenieros de sistemas renacentistas que entienden realmente el negocio, pueden adoptar diversos enfoques para el desarrollo de software y pueden resolver problemas de manera creativa para impulsar el negocio hacia la innovación y la rentabilidad.

*Directora de Tecnología para la Industria de Servicios Financieros de Accenture en México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

‘Spider-Man: Un nuevo universo’, apuesta Sony
Por

Mientras Marvel parece acaparar el mercado de los superhéroes con mega producciones, Sony le apuesta a la animación y sa...