Incumplir con el pago mínimo implica una comisión, para algunos de los principales bancos puede iniciar en 300 pesos, pero la cifra puede alcanzar 500 pesos.

 

Las tarjetas de crédito suelen ser aliadas de tu consumo, pero también pueden convertirse en tus peores enemigas financieras.  Para vivir sin pesadillas crediticias, primero hay que entender para qué sirven estos productosy así evitar convertirse en esclavo de las deudas.

PUBLICIDAD

Este producto ofrece a sus clientes la ventaja de prescindir de dinero en efectivo, pero también disponer de él a través de cajeros automáticos, compras por Internet, realizar reservaciones en hoteles y pagos de servicios, así lo informa un artículo de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

En México hay 23.5 millones de tarjetas de crédito, el 43% de los plásticos corresponde a tarjetahabientes totaleros, que liquidan mes con mes el saldo de su tarjeta de crédito, sin embargo, el 57% de los usuarios no son totaleros, dentro de este porcentaje están también los usuarios que no cumplen ni siquiera con el pago mínimo, ya sea por un olvido o por falta de solvencia, de acuerdo con datos de Condusef.

Incumplir con el pago mínimo es equivalente a una comisión, para algunos de los principales bancos esta comisión puede iniciar en 300 pesos, pero la cifra puede alcanzar cerca de 500 pesos.

La dependencia también recomienda que estés al pendiente de la tasa de interés que cobra el banco por los consumos que hagas, además de la tasa de interés moratoria en caso de no realizar pagos mínimos

 

ABC antes de contratar una tarjeta

Te  presentamos algunos claves para que sobrevivas a las tarjetas de crédito, según Condusef:

  • Compara las opciones. No todos los plásticos ofrecen o cuestan lo mismo. Elige la que más se ajuste a tus posibilidades de pago y procura tener únicamente las que necesitas.
  • Revisa las comisiones. Desde las tasas de interés, el Costo Anual Total, hasta las medidas en caso de robo o extravío, beneficios. Incluso si la tarjeta incluye algún seguro.
  • Lee tu contrato. Aclara todas las dudas con tu asesor. Cuando te entreguen la tarjeta, el banco deberá darte un folleto explicativo.

 

¿Y si ya la tengo?

Si ya tienes una tarjeta, aprovecha este producto para facilitar tu pago de servicios o cubrir imprevistos.

No obstante, recuerda que el plástico no es dinero adicional. Si comienzas a utilizarla para consumo diario, puedes generar una deuda que después te resultará difícil de  pagar.

Los pagos puntuales te protegerán de cargos adicionales a tu deuda. De lo contrario, tendrás un registro negativo en tu historial crediticio.

 

Siguientes artículos

¿Qué debes hacer en caso de accidente automovilístico?
Por

Ante la posibilidad de un siniestro es importante estar informado sobre a quién acudir y  tener a la mano la documentaci...