cintillo_2013

Texto publicado originalmente el 27 de mayo de 2013

Trabajar en un ambiente donde la relación con el jefe no es la mejor disminuye la productividad de los empleados y debilita el diálogo con el superior.  

 

PUBLICIDAD

El 50% de los empleados piensan que han trabajado con un mal jefe alguna vez en su vida, reveló una encuesta realizada por la consultora Office Team.

La relación jefe-empleado determinará la productividad en el lugar de trabajo. La experta en el ámbito laboral y autora del libro Tame your terrible office tyrant, Lynn Tay, mostró en un estudio que las personas pasan al menos 19.2 horas a la semana preocupadas sobre lo que dice o hace su jefe.

El sitio de búsqueda de trabajo OCC Mundial identifica en su blog los pensamientos erróneos más recurrentes en un mal jefe. ¿Identificas alguno en el tuyo?

  • Liderazgo significa ordenar y controlar
  • Si no quieres trabajar más horas eres un mal empleado
  • Yo manejo números, no gente
  • Tienes suerte de tener trabajo
  • Si necesito algo bien hecho, lo hago yo mismo
  • Yo me quedo con los éxitos y tú con los fracasos
  • La toma de decisiones es sólo mía
  • Soy demasiado importante para ser amable

 

Pero antes de que des por perdida la relación con tu superior, OCC también da siete tips para lidiar con él:

 

1.- Identifícalo. Existen cinco tipos de ‘malos jefes’:

Abusivo: Trata a sus empleados sin cortesía y en ocasiones recurre a la humillación.

Micromanager: No delega responsabilidades al equipo de trabajo, busca tener el control de todas las actividades.

Mal comunicador: No define claramente las tareas que debe realizar cada integrante del equipo, lo que dificulta la ejecución de las mismas y no establece un diálogo sobre lo que espera de cada miembro.

Saboteador: Si algo sale bien, toma el crédito, en caso contrario, responsabiliza a sus subordinados por los errores.

Voluble: Sus constantes cambios de humor confunden a su equipo, lo que reduce la productividad.

 

2.- Analiza tu desempeño. Sé objetivo y evalúa la calidad del trabajo que realizas, no te coloques en el papel de la víctima. Pregunta a tu jefe cómo evalúa tu desempeño y de qué manera puedes mejorar, esto ayudará a incentivar las expectativas que se tienen de ambas partes.

3.- No lo tomes personal. Los comportamientos que pueda llegar a tener tu jefe contigo o con tus compañeros de trabajo no siempre están ligados a un aspecto directamente personal. Piensa en los factores externos que rodean toda la situación y de qué manera puedes mejorar.

4.- Cuida tu trabajo. Si tienes un jefe saboteador, lleva el registro de todas tus actividades y en qué proyectos has participado, esto te dará una oportunidad de destacar tu desempeño labora ante otros superiores.

5.- Sé profesional. Una relación laboral es un intercambio, no un favor, evita reaccionar con actitudes cargadas de emocionalidad. En primera instancia acude al diálogo, pon en claro las cosas que te incomodan y propón soluciones.

6.- Exígele con diplomacia. Mostrar nuevas propuestas e identificar las necesidades de la empresa, te ayudarán a ofrecer soluciones, lo que resulta más positivo que sólo mostrar tu inconformidad por la situación laboral.

7.- Si lo demás no funciona… renuncia. Recurre a esta posibilidad como una última instancia, pero también ten en cuenta que la mala relación laboral puede ser por la organización de la misma empresa y no a la falta de liderazgo del jefe.

 

 

Siguientes artículos

Casas de lujo ¿menos es más?
Por

 Texto publicado originalmente el 16 de julio. Tras la crisis financiera internacional, el diseño de casas de lujo dará...