La estrategia de Compartamos Banco y en general de Grupo Gentera es regresar a los orígenes, mientras que los principales bancos mantienen una apuesta firme por el crédito al consumo, Compartamos no sólo se ha enfocado en micro crédito para actividades productivas, ahora va por la colocación de seguros y productos de ahorro en los segmentos poblacionales que los grandes bancos no han logrado atender.

 

 

A finales de los setenta,  el Banco Grameen, en Bangladesh, se convirtió en una de las primeras instituciones especializadas en micro crédito. El postulado era simple: en Bangladesh la necesidad promedio de crédito era entonces de 27 dólares, conceder un pequeño préstamo implicaba darle a un comerciante o un campesino capital de trabajo y una oportunidad para crecer.

El postulado no fue fácil de asimilar por todos los bancos alrededor del mundo: había que prestarle al sector de ingresos más bajo, con un riesgo alto y con montos pequeños, una ecuación con muy alto grado de dificultad.

En 1990 nació en México Asociación Programa Compartamos, IAP,  una Organización No Gubernamental (ONG) que buscó ofrecer servicios financieros enfocados a la base de la pirámide. Inicialmente los servicios estaban dirigidos sólo a  mujeres.

Mientras Compartamos adquirió un nivel de expertise alto en cuanto a la medición de riesgos y los métodos de colocación entre la población de más bajos ingresos, los bancos que de mayor tamaño apostaron a una sofisticación mayor en los servicios.

Para 2012 Compartamos, ya con licencia de banca comercial ostentaba una cartera de arriba de dos millones de clientes. Ahora, con una reforma financiera recién aprobada, los capitanes de Grupo Gentera están convencidos que la palabra clave para el sistema financiero en México es una: microfinanzas.

“En los últimos cinco años, el sector ha visto la entrada de nuevos jugadores, ha habido una mayor oferta en el terreno de las microfinanzas, pero el mercado aún no se acaba de atender, hay un mercado potencial de alrededor de 12 millones de personas, nosotros atendemos actualmente a 2.5 millones, si consideramos el resto de la oferta podemos decir que todavía  hay 6 millones de personas susceptibles de ser bancarizadas, para nosotros ese es el mercado objetivo”, afirma Enrique Majos, director general de Compartamos Banco en entrevista con Forbes.

 

Una reforma en marcha

Majos está seguro que en este momento existen las condiciones para elevar los índices de penetración financiera, pues la reforma busca facilitar el acceso a servicios que no se había dado por la falta de productos y canales.

Compartamos ve tres puntos a favor de la inclusión financiera en la reforma recién aprobada:

  1. Se busca incentivar el crédito a través de las nuevas facultades de la banca de desarrollo y el marco legal para la ejecución de garantías.
  2. Se promueve un sistema de información crediticia para tener prácticas más responsables en la originación de crédito.
  3. Se da pie a una mayor capacidad de hacer convenios comerciales entre instituciones para compartir infraestructura de cajeros automáticos y de corresponsalías.

Cuestionado sobre los temas pendientes para lograr una derrama crediticia que se vea reflejada en el crecimiento económico del país, Enrique Majos explica que se trata de una tarea continua.

“El siguiente paso es que tengamos una regulación secundaria para poder poner en marcha los lineamientos de la reforma, en el diálogo con el gobierno seguro se pondrán más cosas sobre la mesa pero es pronto para hablar de los siguientes pasos cuando aún no conocemos las reglas finales de operación.

 

Prestar a los más necesitados

El comediante estadounidense Bob Hope afirmaba que los bancos se pueden definir como aquellas instituciones que te prestan dinero sólo cuando no lo necesitas, Compartamos está convencido de que no sólo se trata de prestar dinero a quienes menos tienen, su estrategia buscará atacar las necesidades financieras de este segmento poblaciónal.

“Tenemos ya tres millones de pólizas de seguros colocadas y 90,000 cuentas de ahorro, creemos que las microfinanzas son un concepto en el que el crédito es fundamental, pero no es el único producto que la gente necesita”.

Compartamos prevé cerrar 2014 con un crecimiento de entre 17 y 20% en su cartera y un 10% en términos de número de clientes. La estrategia de colocación de créditos implica que los promotores visiten un par de veces a la semana a sus clientes. “La cuestión no es colocar montos grandes, sino prestarle a una mayor cantidad de personas, los agentes tienen un contacto directo con los acreditados y eso no sólo evita alta morosidad, también te ayuda a conocer a las personas, así surgió la actividad bancaria al final de cuentas”, afirma Majos.

gentera2
 

Siguientes artículos

Las 6 ciudades latinas que mueven al sector inmobiliario
Por

Ciudad de México, Sao Paolo, Santiago, Lima, Bogotá y Panamá atraerán las mayores inversiones en el sector inmobiliario...