El acuerdo, que podría colocar a Comcast en el lugar 19 de los 20 mayores mercados de televisión del país, le daría una ventaja sin precedentes en las negociaciones con proveedores de contenido y publicidad.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

 

La propuesta de Comcast Corporation para comprar Time Warner Cable por 45,200 millones de dólares (mdd) combinará a los dos mayores proveedores de cable en un coloso que podría remodelar la televisión paga en Estados Unidos y la industria de banda ancha si supera todos los obstáculos de regulación.

El proveedor de cable resultante de la fusión se desenvolverá en un mercado que se extiende desde Nueva York a Los Angeles con una posición casi dominante en el negocio de internet de banda ancha, que podría generar cuestionamientos de las autoridades regulatorias estadounidenses.

El acuerdo, que podría colocar a Comcast en el lugar 19 de los 20 mayores mercados de televisión del país, le daría una ventaja sin precedentes en las negociaciones con proveedores de contenido y publicidad.

“Un acuerdo podría enfrentar una feroz batalla en Washington porque estás fusionando a los dos mayores operadores de cable”, dijo Tony Wible, analista deJanney, en una nota de investigación.

Sin embargo, destacó que aunque Comscast y Time Warner no compiten directamente en ningún mercado, y eso ayudaría a los consumidores a mantener a raya los costos de programación, “el Gobierno de todas maneras podría tener objeciones y podría preocuparle que una sola compañía controle una porción tan grandede la infraestructura de banda ancha del país”.

La compra amistosa es una sorpresa después de que la rival más pequeña Charter Communications estuvo meses tratando de adquirir a Time Warner Cable y planteó cuestionamientos inmediatamente respecto de si el negocio será aprobado por el regulador.

Comcast pagará 158.82 dólares por acción, que es aproximadamente lo mismo que Time Warner Cable pedía a Charter.

 

Expectativas de rápida fusión

Comcast, que argumentó que el acuerdo sería beneficioso para los consumidores porque desplegará sus sets más avanzados basados en la nube para los clientes de Time Warner Cable, dijo que finalmente buscaría elevar la velocidad de la banda ancha.

“Tenemos mucha experiencia integrando activos de cable y estamos confiados en poder cerrar la transacción, podemos unir estas dos compañías rápida y eficientemente”, dijo el presidente ejecutivo de Comcast, Brian Riberts, en una teleconferencia con analistas del mercado.

Ambas firmas esperan crear 1,500 mdd en ahorros operativos, con un 50 por ciento de reducción de costos estimados en el primer año.

La compañía combinada dejaría ir a tres millones de suscriptores, cerca de un cuarto de los 12 millones de clientes de Time Warner. Junto a los 22 millones de suscriptores de Comcast, el total de cerca de 30 millones de clientes representará poco menos de un 30% del mercado de video y televisión pagada en Estados Unidos.

El nuevo gigante del cable se levantará sobre su competidor más cercano en video, DirecTV, que cuenta con cerca de 20 millones de suscriptores en su negocio de video.

Si tiene éxito, el acuerdo marcará la segunda vez en poco más de un año en que Comcast ha contribuido a redefinir el panorama de medios en Estados Unidos tras completar su adquisición de NBC Universal en el 2013 por 17,000 mdd.

La combinación propuesta, que daría más o menos un 23% de la compañía fusionada a los accionistas de Time Warner Cable, está sujeta a la aprobación del regulador y ambas empresas esperan cerrar el negocio hacia fin de año.

 

Siguientes artículos

LG presenta versión renovada de su teléfono G Pro
Por

El G Pro 2 llega antes de que este mismo mes el mercado cuente con la nueva oferta del líder del mercado, Samsung Electr...