Por Urías Gamaro

Después de varias semanas de rumores de que Telefónica negociaba parte o toda su operación en Centroamérica, finalmente se confirmó ayer una transacción.

La operadora de origen español anunció a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de ese país que vendió a su competidora América Móvil —controlada por el multimillonario mexicano Carlos Slim— sus filiales en Guatemala y El Salvador

El monto conjunto de la transacción ascendió a 648 millones de dólares (mdd). La compra de Telefónica Guatemala se hizo por 333 mdd y el precio acordado para la compra de Telefónica El Salvador es de 315 mdd.

PUBLICIDAD

Puedes leer:  Made in Guatemala: La industria textil nacional vale casi 2,000 millones al año

En el caso de la compra de Telefónica Móviles Guatemala, S.A. (“Telefónica Guatemala”), América Móvil compró el 100% de la operación, mientras que se celebró un acuerdo para adquirir el 99.3% de Telefónica Móviles El Salvador, S.A. de C.V. (“Telefónica El Salvador”), según el comunicado de América Móvil.

La compra en Guatemala se conformó por una sociedad participada en un 60% por Telefónica y un 40% por Corporación Multi Inversiones, de capital nacional, consolidando así el total de la transacción. La transacción no incluyó las operaciones de Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

Los próximos pasos

Ricardo Flores, consultor en telecomunicaciones de la firma Global Group, comentó que esta operación fue una de las más rápidas, y los preámbulos fueron más intensos en el segundo semestre del año pasado.

En el aspecto positivo resaltó que existe una reestructuración de Telefónica, mayor libertad de competencia entre las compañías operadoras y mecanismos comerciales de las empresas, y por el lado de los usuarios las nuevas ofertas que se pueden presentar.

En ese sentido existe expectativa sobre cómo reaccionará el otro operador —Comunicaciones Celulares Tigo— para ganar parte de ese mercado.

El experto agregó que también habría que saber cómo lo manejará Telecomunicaciones de Guatemala (Claro) en los términos de operador dominante, en que existen temas legales como el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Guatemala y Estados Unidos.

Hay pendientes, además, análisis jurídicos en la Superintendencia de Telecomunicaciones (SIT) y qué pasará con los recursos esenciales —numeración y frecuencias— que tenía asignados Telefónica, así como su proceso de traslado. Recordó que Telefónica tenía una tendencia de crecimiento estancada y no había una demanda muy atractiva para los usuarios, pero ahora se vuelve “más interesante”, con un operador más agresivo en términos comerciales.

Ruta legal

El experto comentó que la SIT debe analizar los recursos esenciales asignados a Telefónica, los cuales no son cedibles, y por la compra-venta efectuada no pueden ser trasladados de una a otra empresa. En todo caso tendrán que regresar a la SIT y esta buscar los mecanismos técnico-legales para determinar cómo trasladarlos al otro operador.

En ese sentido habría que analizar los derechos adquiridos de los usuarios, como los saldos, líneas pagadas y su numeración. La SIT tendrá que enfocarse en los abonados y buscar las facilidades del operador que adquiere Telefónica, a fin de poder concretar la operación.

De acuerdo con las estadísticas disponibles hasta junio del 2018, la sumatoria de los abonados de Claro y Telefónica alcanzarían 9.3 millones. En esa ocasión Comunicaciones Celulares registró 10.6 millones de usuarios.

Análisis jurídico

Cristian Aguilar, viceministro de Comunicaciones —encargado del área de transporte y telecomunicaciones—, explicó que empezaron a efectuar los análisis jurídicos que les corresponden como autoridades, y para los usuarios se reducen las ofertas de opciones porque se pasaría de tres operadores a dos.

“Se puede socavar la oferta que se tiene a los consumidores porque solo habrá dos operadores, y se tienen que buscar los mecanismos para abrir el espacio y que ingrese un nuevo competidor en el futuro, para que se mantenga la parte de competitividad en el sector de telecomunicaciones”, afirmó.

En relación con los usuarios, el funcionario indicó que se tendrían que hacer los análisis jurídicos porque ya ocurrió en una ocasión, cuando Movistar adquirió BellSouth y se estudió la situación para que, como Estado, se garantice la libre competencia en el mercado.

Distribución del mercado

Las estadísticas de la SIT detallan que hasta el primer semestre del 2018, había 18.7 millones de usuarios en la modalidad prepago, el 94% del total del mercado.

De ese porcentaje, el 53.16%, con 10.6 millones, eran de Comunicaciones Celulares; el 27.89% con 5.5 millones de Telecomunicaciones de Guatemala y el 18.95% con 3.7 millones pertenecían a Telefónica.

El reporte agrega que 18.7 millones son usuarios bajo la modalidad prepago o comúnmente llamados tarjeteros. Es cifra representa el 94% del total del mercado.

Tigo, reportó 10.04 millones de líneas (53.64%), Claro, 5.09 (27.23%) y Telefónica, 3.5 millones (19.14%).

En la modalidad de crédito o pospago, el total es de un 1.3 millones líneas.

Tigo, registró 607,000 terminales (46.355%), Claro, 490,000 (37.39%) y Telefónica 213,000 (16.26%), respectivamente.

Eso significa que, de cada 10 líneas activas, nueve son teléfonos tarjeteros.

La actividad de transporte, almacenamiento y comunicaciones tiene un peso de 10.6% en el pib y para este año se espera que crezca en 3.7%, asociado en parte por la actividad de telecomunicaciones por el aumento de la demanda de este tipo de servicios en los procesos electorales.

* En alianza con Prensa Libre de Guatemala

 

Siguientes artículos

Air Europa se expande a Centroamérica con vuelo desde Panamá
Por

Desde el próximo 3 de junio, el vuelo unirá a Madrid con Panamá, con un total de cinco frecuencias semanales y con la fl...