Cuando nuestra marca entra en la dinámica de las redes sociales se convierte, queramos o no, en una persona simplemente porque puede convivir y hablar como los demás. Hagamos que su comportamiento sea redituable para la compañía.

 

Es muy probable que en el último año hubiera recibido ofertas de alguna empresa de medios digitales para administrar sus redes sociales o bien le hubieran ofrecido diseñar alguna estrategia de comunicación online para su corporativo.

Antes de que tome cualquier decisión sobre contratar algún administrador de comunicación digital es importante que sepa para qué sirvan las redes sociales a nivel corporativo y qué puede esperar de ellas. De esa manera, no lo tomarán por sorpresa y sabrá hasta qué punto los resultados obtenidos son buenos o malos.

PUBLICIDAD

He aquí 3 puntos fundamentales:

1. Las redes sociales no son medios masivos de comunicación, sino de interacción.

Lo primero que debemos entender es que las redes sociales son herramientas de interacción social, no medios de comunicación. Esto significa que son plataformas en las que las personas entran a convivir, a platicar, a divertirse; en una palabra, a interactuar. Las personas entran porque quieren saber de otras personas, de los temas que les interesan y de su estilo de vida.

Por tanto, si se acercan a una marca, servicio o producto es porque tiene un genuino interés derivado de una necesidad, o bien, porque coincide con su estilo de vida; no necesariamente se debe a que nuestra campaña publicitaria sea excelente.

Lo peor que podemos hacer es confundir las redes con un medio de comunicación y tratar de reproducir las estrategias de una campaña tradicional en los territorios de interacción virtual. Nada más odioso que los comerciales en Internet.

La naturaleza de las redes es la interacción, es decir, hablar, platicar, convivir. El modelo de comunicación dentro de las redes sociales es totalmente horizontal, es decir un usuario cualquiera se acerca a una marca a interactuar de manera directa, como si se tratara de otra persona.

Olvide que hay departamento de atención al cliente o que tiene un programa específico de relaciones públicas: a un usuario no le importa eso, le importa que usted le responda si le hace una pregunta. Y si lo hace bien, ese usuario lo amará y no dudará en hacerlo saber a su círculo de contactos. Pasará lo mismo si lo ignora o si le da una mala respuesta.

2. Construya una marca.

Cuando su marca, empresa o institución entra a redes sociales se convierte en una persona, simplemente porque puede convivir y hablar como los demás. En ese sentido, usted debe tener una personalidad y responder coherentemente. Si ya tiene manuales de estilo, aplíquelos en redes sociales. Si no los tiene, es hora de empezar a crearlos.

Las redes sociales no sirven para vender, sirven para hacer branding. Si usted invierte en una campaña en redes sociales y se pregunta sobre el ROI, debe tratar ese presupuesto tal y como si estuviera invirtiendo en una campaña de relaciones públicas. Esto significa que si usted invierte en redes sociales, está invirtiendo en la creación de su marca. ¿Qué personalidad tiene su marca? ¿Cuáles son su valores? ¿Sus objetivos? ¿Qué piensa su target? ¿Su marca coincide con los valores de sus seguidores?

Es importante que no pierda de vista que si usted construye su marca de manera adecuada, no sólo la volverá popular, sino se convertirá en parte del estilo de vida y de la cultura de su público objetivo. No intente vender, cree empatía. Las redes es el medio idóneo para hacerlo.

3. Escuche e interactue con su target.

Considere que las redes sociales son una especie de Focus Group permanente. Si pone atención a los comentarios de sus seguidores, descubrirá sus intereses, sus afectos, sus fobias. Si tiene el suficiente cuidado, puede entender ciertas características del estilo de vida de su target. Considere que, por ejemplo, un tuit o una entrada en Facebook, es un insight que arroja luz sobre sus marcas, productos o servicios. No los eche en saco roto. Además son gratuitos.

Utilice las redes sociales para lo que son: para interactuar. Su usted entra como una marca, entonces, quiéralo o no, se convierte en una persona.

No espere incrementar sus ventas en el corto plazo; considere que lo que está haciendo es un proceso de branding, de construcción de la marca que debe coincidir con las estrategias de marketing de toda la empresa. Si lo hace de manera adecuada, se convertirá en un referente digital de la cultura de sus seguidores. Y eso, en una sociedad que se rige cada vez más por la información, vale oro.

 

Gráfico: Seis Grados.

Gráfico: Seis Grados.

Contacto:
Twitter: @sincreatividad

 

Siguientes artículos

ABM responde a Condusef sobre reclamaciones de clientes
Por

Según la Asociación de Bancos de México (ABM), la gran mayoría de las solicitudes de aclaración son presentadas y resuel...