Por Andrés Bayona*

Las acciones en comunicación corporativa deben traducirse en un fuerte impacto organizacional de cara a sus audiencias. Las compañías están inyectando recursos y concentrando esfuerzos en entender cómo sus inversionistas, clientes, empleados y demás grupos de interés perciben a su negocio. Este ejercicio les ha permitido atraer nuevos mercados, retener a sus colaboradores e, incluso, influenciar en la toma de decisiones de instituciones públicas.

Hoy, los consultores en comunicación estamos desarrollando estrategias que prioricen la identificación de plataformas interactivas, así como la construcción de mensajes apropiados para diferentes públicos, los cuales inciden en la reputación y en el cumplimiento de los objetivos organizacionales de una compañía. En vista de que los mensajes se propagan de manera casi instantánea, las percepciones pueden cambiar inmediatamente y hacerle perder el control a una organización en segundos. El gran volumen de información disponible puede impedirle a una compañía tener la habilidad de escuchar a sus audiencias y a éstas, de asimilar los mensajes clave que una empresa quiere transmitirles.

Por ello, un abordaje fresco y nuevo es necesario. Las compañías deben priorizar la investigación y, en esa medida, utilizar los insights para construir posibles escenarios y planes de acción detallados para abordar a sus audiencias asertivamente. La percepción que arrojen los grupos de interés debe responder al qué y al por qué. En esa medida, será más fácil realizar los cambios necesarios que respondan a sus necesidades. Al implementar esta práctica, las compañías tienen una posibilidad mucho mayor para convencer a sus audiencias de interiorizar su visión, puntos de vista y objetivos.

Los insights también son clave para que las compañías, proactivamente, puedan construir y experimentar con posibles escenarios. Tener varios planes les permite anticipar situaciones y reaccionar antes de que sucedan. Los insights y escenarios también permiten el desarrollo de mensajes clave alrededor de múltiples circunstancias. Por ello, el análisis e investigación de los grupos de interés permiten arrojar situaciones de riesgo para un negocio, además de anticipar posibles crisis que afecten a su reputación.

En estos momentos de incertidumbre en diferentes industrias, los equipos de trabajo deben entender, anticipar y responder a los cambios que tienen sus grupos de interés. Los ejecutivos deben tener información actualizada y filtrada de cada uno de ellos para lograr darle respuesta a sus necesidades de cara al negocio.

Al reconocer cómo las necesidades y opiniones van evolucionando, las organizaciones pueden optimizar su estrategia de comunicación y estar mejor preparados: sus audiencias entenderán la visión y el plan de la compañía en el corto y largo plazo, y proyectarán al negocio como un actor interesado en atender sus necesidades.

*Comunicador social y periodista de la Universidad de La Sabana.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

LinkedIn: Andrés Bayona

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La IA y software que están acabando con el email
Por

Por Inés Ruiz* El cambiante universo del marketing de contenido tiene ahora un nuevo aliado para todas aquellas empresas...