La administración de Enrique Peña Nieto ha gastado aproximadamente 2,000 millones de pesos en los últimos cinco años en publicidad gubernamental, convirtiéndolo en el presidente que más recursos destino en espacios de medios de comunicación en la historia.

Con este “enorme” presupuesto de publicidad, el gobierno mexicano controla los medios de comunicación, afirma el periódico estadounidense The New York Times, en una nota publicada hoy.

“La gestión del presidente Enrique Peña Nieto ha gastado cientos de millones de dólares anuales de los fondos gubernamentales, creando lo que muchos propietarios, ejecutivos y periodistas mexicanos definen como una gigantesca marca presidencial que puede suprimir artículos de investigación, escoger portadas e intimidar a las salas de redacción que lo desafían”, advierte la publicación.

De acuerdo con datos del gobierno recopilados por Fundar, centro de análisis de transparencia, el presidente gastó más del doble del “generoso” presupuesto de medios aprobado en el presupuesto de 2016.

PUBLICIDAD

La publicación también se refiere a los recursos estatales que los líderes de todos los partidos políticos recaudan y reparten entre “sus medios de comunicación favoritos”.

”Según los ejecutivos y editores involucrados en las negociaciones, algunos secretarios de prensa del gobierno les exigen abiertamente una cobertura positiva antes de firmar un contrato publicitario”, señala el diario neoyorquino.

Dos tercios de los periodistas mexicanos admiten que existe censura en su ejercicio informativo, de acuerdo con el reportaje que cita a reporteros, editores y ejecutivos de medios de comunicación mexicanos.

“El resultado es un panorama mediático en el que los funcionarios federales y estatales dictan las noticias de forma rutinaria, exigiéndole a los medios qué es lo que deberían y lo que no deberían informar”, que cita a ejecutivos y editores involucrados en las negociaciones.

El reporte apunta que el PRI, el partido de Peña Nieto, fue pionero en la implantación de este sistema. Por ejemplo, el expresidente priista José López Portillo, fue citado diciendo que no le pagaba a los medios para que lo atacaran.

Las formas de influencia del gobierno sobre los medios de comunicación incluye el soborno directo, apunta el diario estadunidense y señala a un exgobernador de Chihuahua, del cual no da más referencias, que gastó más de 50 millones de dólares en publicidad.

El texto incluye testimonios de reporteros y editores como Excélsior, La Jornada y El Universal que relataron diversas formas de censura en sus empleos para suavizar reportajes contundentes o posponerlos indefinidamente que contienen información en contra de los intereses de las negociaciones establecidos entre ambos entes.

 

Siguientes artículos

Sismo de 5.0 grados genera alarma en la CDMX
Por

El Sismológico Nacional informó que el epicentro del movimiento telúrico fue en Acapulco, Guerrero