Los concesionarios de transporte público en la Ciudad de México también pagarán por la salida de 15,000 microbuses obsoletos y la reposición con camiones sustentables.

“Es muy aventurado decir cuánto le costaría al erario público porque mucho de ese costo lo asume el concesionario que va a cambiar su vehículo”, comentó a Forbes México la subsecretaria de planeación de la Secretaría de Movilidad (Semovi), Laura Ballesteros.

Durante su participación en el foro Ciudades bajas en emisiones, organizado por la Agencia de los Estados Unidos para el desarrollo Internacional (USAID, la funcionaria mencionó que saldrán 5,000 microbuses este año, 6,000 en 2017 y el resto hacia 2018,

“No habrá nuevos microbuses en concesiones. Si alguien quiere una concesión será en vehículos ecológicamente sustentables”, afirmó anteriormente el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

Lee también: Cambiar autobuses viejos costaría 6,000 mdp en la Ciudad de México

En la capital de México, circulan a diario 18,000 microbuses concesionados, de los cuales casi 16,000 tienen más de 10 años de antigüedad, mientras que 14,000 superan las dos décadas, es decir, el doble de su vida útil, de acuerdo con el Padrón de Microbuses 2013 de la Secretaría de Transportes y Vialidad –hoy Semovi–.

Uno de los principales problemas con los microbuses es que, originalmente, fueron construidos para transportar mercancías.

“En una época de liberalización se adoptó (el microbús) porque era la versión más barata para incrementar la cobertura de transporte en el menor tiempo posible”, explicó Jorge Macías, director de desarrollo urbano y accesibilidad de la firma CTS Embarq durante un taller para medios sobre la calidad del aire.

Cada camión nuevo cuesta 2 millones de pesos, pero la funcionaria reiteró que son costos que asume la iniciativa privada.

Ballesteros también recordó el financiamiento por 1,000 mdp del Banco Mundial para comenzar la transición.

Esta sustitución comenzará con 600 camiones RTP,  una conversión de 2,000 taxis  y algunos microbuses a vehículos eléctricos.

La funcionaria de Semovi admitió que una parte de ese crédito también se destinaría a la ‘extinción’ y sustitución de los microbuses.

Ballesteros sugirió repartir los 11,000 mdp que Hacienda destinó a la Megalópolis para transporte de acuerdo a los viajes que se realizan en cada ciudad miembro.

“Ahí podríamos encontrar el financiamiento que buscamos urbes como la Ciudad de México para atender 23 millones de viajes metropolitanos diarios.”

Además, la funcionaria pidió que los recursos sean exclusivamente invertidos en infraestructura para el transporte sustentable.

“No quisiéramos sorpresas en donde algunos estados o ciudades gasten los recursos en infraestructura gris, como se ha hecho de manera tradicional.”

 

Siguientes artículos

¿Por qué hay tanta gente obsesionada con Supreme?
Por

Cada vez que Supreme lanza productos nuevos en sus diez tiendas en Europa, Estados Unidos y Japón —es decir, cada jueves...