Al anunciar su salida de la dirección de Televisa, Emilio Azcárraga Jean dijo confiar plenamente en los dos sucesores que deja.

Bernardo Gómez y Alfonso de Angoitia, viejos amigos del principal dueño de la televisora, fungirán como copresidentes ejecutivos a partir del 1 de enero de 2018.

“Nuestra industria está pasando por una transformación muy importante, que nos presenta grandes retos, pero oportunidades aún mayores. Por más de dos décadas, y durante periodos críticos en nuestro negocio, Bernardo y Alfonso han mostrado ser ejecutivos con gran compromiso y dedicación y sus contribuciones a Televisa superan el cargo que ocupan”, expresó Azcárraga, de acuerdo con un comunicado.

El aún CEO detalló que gracias al ascenso de Gómez y De Angoita, ahora él se enfocará en la estrategia de largo plazo de la compañía.

PUBLICIDAD

“Confío ampliamente en la capacidad de Bernardo y de Alfonso y estoy seguro que Televisa continuará fortaleciendo su posición en México como una de las empresas de telecomunicaciones con mayor crecimiento y como el principal productor de contenidos en español a nivel mundial, creando valor para nuestros accionistas”, agregó.

A partir del próximo año, el heredero de Televisa tendrá el cargo de presidente ejecutivo del Consejo de Administración de la compañía y continuará teniendo responsabilidad directa de la división de futbol, incluido el Club América, así como de la Fundación Televisa.

 

Siguientes artículos

Bernardo Gomez-Alfonso de Angoitia
Ellos dos dirigirán el destino de Televisa
Por

Bernardo Gómez y Alfonso de Angoitia laboran en puestos ejecutivos de la empresa desde finales de los 90.