Reuters.- El Congreso de Estados Unidos, de mayoría republicana, enfrentaría una gran prueba el jueves sobre su capacidad de reformar el código tributario federal, mientras los legisladores se preparaban para su primera votación a gran escala sobre una amplia legislación impositiva.

Los republicanos de la Cámara de Representantes votarían sobre su propio proyecto de ley para rebajar las tasas de impuestos a corporaciones, pequeñas empresas e individuos después de una reunión a las 11.30, hora local, con el presidente Donald Trump, que quiere firmar un paquete de reforma tributaria antes de fin de año.

Los líderes de la Cámara de Representantes afirman que están optimistas de que lograrán los votos para conseguir la aprobación del proyecto de ley. “Gran votación mañana en la Cámara. ¡Se acercan los recortes de impuestos!”, escribió Trump por Twitter el miércoles por la noche.

Sin embargo, las esperanzas de reforma tributaria de Trump han empezado a encontrar resistencia en el Senado, donde otra medida tributaria enfrenta críticas de senadores republicanos.

PUBLICIDAD

Los republicanos del Senado tomaron la decisión políticamente arriesgada de atar su plan tributario a un rechazo del mandato individual en la Ley de Salud Asequible del expresidente demócrata Barack Obama, exponiendo la iniciativa tributaria a las mismas fuerzas políticas que frustraron sus intentos contra “Obamacare”.

Los recortes de impuestos son considerados por los republicanos como críticos para sus perspectivas de mantener el poder en Washington en las elecciones legislativas de noviembre de 2018. Hasta el momento, los republicanos y Trump no han tenido grandes victorias legislativas, pese a que controlan la Casa Blanca y el Congreso.

“El pueblo estadounidense ha esperado por años un código tributario justo, simple y competitivo. Ahora mismo, en este momento, estamos a las puertas de lograrlo”, dijo el presidente de la comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Kevin Brady, durante un debate sobre la reforma.

En tanto, los demócratas en la Cámara de Representantes y en el Senado han criticado ambos planes tributarios como una concesión a los ricos y a las corporaciones estadounidenses, apuntando a análisis que muestran que millones de estadounidenses podrían sufrir de un alza en sus impuestos debido a la eliminación de deducciones populares.

Los planes tributarios del Senado y de la Cámara de Representantes tendrán que ser fusionados en algún momento en un documento final que pueda ser aprobado por ambas cámaras antes de pasar a Trump para que lo promulgue.

 

Siguientes artículos

El Ángel de la Independencia puede ser un set oficial de Lego
Por

Este modelo fue construido como un programa de creación digital y posteriormente en la vida real luego de meses de ardua...