Actualmente, Conider atiende 10 comunidades en beneficio de unas 3,000 personas en Chiapas, y planea llevar su modelo a otros cuatro estados con más alta marginación del país.

 

Imaginemos que vamos a una de tantas comunidades de México donde se vive la más extrema marginación. Llegamos y vemos que la totalidad de las mujeres adultas no saben leer ni escribir, y la mayoría de los niños presentan desnutrición y un muy alto déficit educativo. Imaginemos que muchas familias comen sólo una vez al día y otras ni eso.

Asimismo, vemos que pocos hombres tienen trabajo, y los que tienen la fortuna de laborar, lo hacen por un sueldo de entre 50 y 80 pesos al día.

En este recorrido imaginario vemos también que para recibir atención médica tienen que caminar o viajar durante horas para ser atendidos, y generalmente no lo hacen porque tampoco tienen dinero. Imaginemos –aunque no nos guste– que se mueren por enfermedades curables como una gripe o una infección de estómago.

Además enfrentan problemas de disputas territoriales, religiosas y políticas, que los sumen aún más en la pobreza e ignorancia.

2Ahora dejemos de imaginar. No es necesario seguir imaginando, porque todo eso existe en miles de comunidades en todo el país. Es tan real como el trabajo que están haciendo Gabriel Micelli Márquez y César Martín Velázquez Hernández, cofundadores de Conider (Consultorías Integrales para el Desarrollo Rural Sustentable), una organización civil que trabaja desde hace 12 años para terminar con todos esos problemas en comunidades de alta marginación en Chiapas.

Conider fue parte de la generación 2015 del Instituto Irrazonable, donde recibieron capacitación al estilo irrazonable para integrar a su trabajo herramientas emprendedoras que potencien su labor.

Gabriela y César son profesionistas. Ella estudió la licenciatura en ciencias de la comunicación en la Universidad Autónoma de Chiapas, él es ingeniero agrónomo egresado de la Universidad Autónoma Chapingo y cuenta con una maestría en desarrollo rural regional. Además de compartir sus vidas y un hijo, comparten su pasión por ayudar.

Ellos acudieron al Instituto Irrazonable en busca de una forma para hacer autosustentable y replicable un modelo que aplican desde hace dos años en comunidades chiapanecas y que bautizaron como Modeci (Modelo de Desarrollo Comunitario Integral).

3Con este modelo han hecho un trabajo extraordinario en esas comunidades, y entre sus planes a futuro contemplan llevarlo a los cinco estados con más alta marginación del país: Oaxaca, Puebla, Chiapas, Guerrero y Veracruz.

Básicamente, lo que hace Conider es diagnosticar los principales problemas de cada comunidad, tomando en cuenta a todos los integrantes de la misma; desarrollar un plan comunitario para dar solución a esos problemas; capacitar a la población en temas de alimentación, nutrición, productividad, generación de ingresos y hasta liderazgo. Con ello buscan empoderar a estas comunidades haciéndolas independientes, productivas y con acceso a más servicios y educación.

Con el apoyo de la Fundación W.K. Kellogg, Conider atiende actualmente 10 comunidades para beneficiar a unas 3,000 personas en Chiapas.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @elopez_loyola

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Un negocio millonario que nació entre hojas de tabaco
Por

Desde sus funciones como presidente de la fábrica La Aurora, donde se elaboran alrededor de 1,000 millones de cigarros a...