Reuters. – Los salvadoreños acudirán a las urnas el domingo para elegir al sucesor del presidente Salvador Sánchez Cerén para el período 2019-2024, unos comicios donde el oficialismo se enfrenta a la posibilidad de ceder la presidencia tras una década.

Nayib Bukele, exalcalde de San Salvador, llega como el favorito de las encuestas, que aseguran que se llevaría el triunfo en primera vuelta, dejando en el camino al excanciller Hugo Martínez, del oficialista FMLN, y al empresario Carlos Calleja, del opositor ARENA.

Por primera vez desde que terminó la guerra civil en 1992, El Salvador podría ser gobernado por un candidato que no milita en el derechista ARENA ni en el izquierdista FMLN.

A continuación, perfiles de los tres principales candidatos:

PUBLICIDAD

Nayib Bukele

Hace siete años, Nayib Bukele debutó en la política como alcalde de un olvidado poblado cafetalero cercano a la capital de El Salvador. Al verse marginado del foco mediático y sin recursos, echó mano de las redes sociales para dar a conocer sus modestas obras, convirtiéndose en un inesperado protagonista.

El político de 37 años inició su carrera con el oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), saltando desde el olvidado municipio hasta la alcaldía de la capital del país, donde muy pronto ganó protagonismo por sus obras sociales, culturales y por donar su salario para becas.

De cabello engominado y espesa barba, Bukele se ha rehusado a las entrevistas y debates, asegurando que los eventos estaban arreglados en su contra. Por ello, interactuó con sus seguidores a través de redes sociales para dar sus opiniones en contra de la corrupción y los pactos de los partidos tradicionales.

Bukele, casado con la bailarina de ballet Gabriela Rodríguez, no logró completar sus estudios de derecho y fue acusado de plagiar su plan de Gobierno.

“Yo soy una persona de izquierda (…), que es luchar por la justicia social, trabajar por los desprotegidos, eliminar la exclusión social que ha habido en nuestro país”, dijo en 2015, en una de las pocas entrevistas que ha dado.

En octubre de 2017 fue expulsado del FMLN, supuestamente por causar división, violar los estatutos del partido y por haber agredido a una síndica con una manzana durante una sesión de concejo, una acusación que él niega.

El empresario de ascendencia palestina no pudo inscribirse con su propio partido, Nuevas Ideas, por lo que llega de la mano del derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA). De triunfar el domingo, se convertirá en el presidente más joven en la historia reciente de El Salvador.

Carlos Calleja

Durante su adolescencia, Carlos Calleja abandonó la comodidad de la ciudad de Nueva York -donde vivía asilado con su familia- para llegar a trabajar en las bodegas del supermercado propiedad de su padre en El Salvador, durante los años más álgidos de la guerra civil en el país, en la década de 1980.

Formado en universidades estadounidenses y con una maestría en administración de empresas, Calleja es hoy propietario de Super Selectos, la mayor cadena de supermercados del país, para la que ideó una política de encadenamiento productivo con agricultores que llamó la atención del expresidente de Estados Unidos Bill Clinton y del magnate Carlos Slim.

El empresario de 43 años inició su carrera política en 2013 y ahora busca llevar de nuevo al derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) a la presidencia del país tras una década.

Con la camisa remangada y el cabello entrecano, Calleja ha ido de casa en casa intentando convencer a las personas que él representa una nueva forma de hacer política, alejado de los casos de corrupción que envuelven a su partido. “Yo he tomado la decisión de buscar la presidencia de la República para cambiar la realidad de este país”, confesó recientemente.

Casado y con dos hijos, Calleja ha propuesto crear más de 200.000 trabajos retomando su modelo empresarial, pero sus detractores le cuestionan que los empacadores de cajas en su cadena de supermercados no tienen un salario fijo y que sus ingresos dependen de las propinas de los consumidores.

Hugo Martínez

Poco antes de ser electo como candidato para presidir el partido oficialista de izquierda de El Salvador, el excanciller Hugo Martínez enfocaba sus esfuerzos para evitar que miles de salvadoreños fueran deportados desde Estados Unidos, tras la suspensión de programas migratorios.

Tras vencer en elecciones internas a un excomandante guerrillero, los militantes del partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) delegaron a Martínez una tarea más ardua: evitar perder la presidencia que ganaron por primera vez en 2009.

Martínez, un ingeniero agrónomo de 51 años, fue líder estudiantil universitario durante la guerra civil. Hijo de maestros, fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores en 2009. De carácter afable y bromista, fue también Secretario del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

“Yo soy una persona que siempre está buscando fortalecer, revitalizar al partido, en un momento determinado se nos puso ese cliché (renovador), pero realmente soy una persona que va más allá de eso”, dijo Martínez, divorciado y padre de dos hijos, en una reciente entrevista televisiva.

Pero sus detractores lo acusan de representar los intereses de la cúpula del FMLN y de haber otorgado un pasaporte diplomático a la pareja del expresidente Mauricio Funes para que huyera del país a buscar asilo en Nicaragua.

Puedes leer:  Estas son las propuestas de los candidatos a la presidencia de El Salvador

 

Siguientes artículos

crédito
Así le podría impactar la propuesta para regular las tarjetas de crédito
Por

La nueva iniciativa de ley para regular tarjetas de crédito establece controles y límites a las tasas de interés y otros...