Es la empleada 25 en Twitter. Su título oficial es vicepresidenta de Confianza y Seguridad, pero lidia con las cosas más sucias: spam, acoso, explotación infantil y amenazas de violación y asesinato.

 

Por Kashmir Hill

 

PUBLICIDAD

Hace unas semanas tuvo lugar una gala con la ya típica vibra de San Francisco: los asistentes no vestían de manera tradicional, sino que estos empleados de Google, Yahoo! y Facebook deambulaban en jeans y sudaderas con capucha en el interior del Salón de Bellas Artes del Ayuntamiento. El motivo de la convocatoria, sin embargo, era más bien sombrío: se trataba del 30 aniversario de la fundación del Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados. La organización sin fines de lucro trabajó con estos gigantes tecnológicos para desplegar PhotoDNA, una aplicación que escanea todas las imágenes subidas a sus sitios en busca de pornografía infantil. Es en esta frontera entre luz y oscuridad donde Del Harvey vive, y allí estaba, trabajando en un vestido negro sin mangas. “No los había visto desde la cumbre de suicidios”, dijo a un grupo de invitados.

Harvey es la empleada 25 en Twitter, donde su título oficial es vicepresidenta de Confianza y Seguridad, pero es más como directora de saneamiento de Silicon Valley, pues lidia con las cosas más sucias en Twitter: spam, acoso, explotación infantil  y amenazas de violación y asesinato. A medida que Facebook y Twitter se han convertido en las plazas públicas de la era digital, sus censores “tienen más poder sobre el futuro de la privacidad y la libertad de expresión que cualquier rey o presidente o juez de la Corte Suprema”, opina el constitucionalista Jeffrey Rosen.

Twitter premia la libertad de expresión, pero como un negocio necesita asegurarse de que su plataforma no se convierta en una zona tóxica que ahuyente a usuarios y anunciantes. Harvey es la persona en la que Twitter confía para hacer esa labor. Con un volumen diario de unos 500 millones de tweets, Harvey dice:

“Tu probabilidad de uno en un millón de que algo salga terriblemente mal ocurre 500 veces al día. Mi trabajo es predecir y diseñar para catástrofes.”

No escuchar a Harvey tiende a ser una mala idea. En diciembre pasado, Twitter decidió eliminar la capacidad de sus usuarios para bloquear a quien no le agradaba, impidiendo seguir y retuitear sus cuentas, remplazándola con una opción de silenciamiento para que simplemente no aparecieran los trolls en cuestión en su timeline. Harvey advirtió que era una idea terrible y que haría más fácil el acoso cibernético. La función de bloqueo se retiró de cualquier manera, y el revuelo que causó fue tal que Twitter revocó la decisión 12 horas después. Luego incluyó el botón de silencio como una opción.

Harvey tiene una historia inusual para alguien con tanto poder sobre el discurso público. Ella no es abogada y no diré si se graduó de la universidad. Del Harvey no es su nombre legal. Ella es reservada acerca de su pasado, pero comparte que se crió en el sur, donde pasó un verano como salvavidas en una institución mental trabajando con jóvenes con problemas. Su educación sobre el lado oscuro de Internet provino de la experiencia.

En 2003, cuando tenía 21 años, empezó como voluntaria en Perverted Justice, un grupo que se hacía pasar por niños en línea para atraer a potenciales pedófilos a los chats. Cuando “atrapaban” a uno, publicaban las conversaciones junto a los datos del potencial abusador. Con el tiempo, Del se convirtió en el enlace del sitio con las autoridades, reuniendo evidencia para la policía local, y más tarde, gracias a su complexión física, reinterpretó el papel de niñas y niños señuelo en el show de NBC To Catch a Predator. Su trabajo puso a gente en la cárcel, así que adoptó el seudónimo para ocultar su identidad a pedófilos expuestos. “Hago mucho en mi vida para hacerme difícil de localizar.” Como parte de su trabajo aconsejó a Twitter eliminar los datos de geolocalización de fotos subidas para evitar que los acosadores las usen para ubicar a personas.

Del en las oficinas de Twitter.

Del en las oficinas de Twitter en San Francisco.

Harvey fue contratada por Twitter en 2008 para hacer frente a la proliferación de cuentas de spam que acosaban a los primeros usuarios. “Del se convirtió en una enciclopedia de las cosas raras que la gente hacía”, dice el cofundador de Twitter Jason Goldman. A pesar de que accidentalmente cerró las cuentas de los fundadores como “spam”, cuando llegó, se probó a sí misma al frustrar el intento de los bromistas del chatboard de 4Chan por descarrilar una carrera entre Ashton Kutcher y CNN por ser el primer usuario de Twitter con un millón de seguidores. En lugar de eliminar la cuenta de Twitter de 4Chan programada para acumular rápidamente seguidores falsos, Harvey recomendó estrangularla en silencio, dice Goldman, para que no fuera simplemente reemplazada con una nueva. Cuando Goldman dejó la compañía en 2010, su consejo de despedida fue proteger la marca de Twitter a través de la protección de los usuarios y el “respeto a su voz”. Él escribió: “En caso de emergencia, confíen en Del.”

Twitter es tan grande que las decisiones de Harvey invariablemente ofenden a alguien. El sitio fue criticado este año por bloquear tuits en Pakistán —más tarde los desbloqueó— y el año pasado en Reino Unido por permitir que se tuitearan amenazas de violación y asesinato a mujeres, incluyendo una política. Twitter no permite amenazas, pero confía en que su comunidad las denuncia para retirarlas e informar a la policía. Aunque Twitter tiene sistemas automatizados para bloquear el spam, los tuits sobre violencia directa y suicidio requieren revisión manual. “El contexto importa”, dice Harvey. “’Hey, bitch’ puede ser un saludo o una forma de abuso.”

A pesar de todo, Harvey profesa ser un optimista: “Hay cosas malas por ahí, pero yo trabajo al lado muchísima gente para tratar de detenerlas.” En su muñeca izquierda tiene tatuado el emoticón de corazón ‘<3’. “Significa esperanza.”

 

Siguientes artículos

¿Quieres más privacidad en público? Hay una app para eso
Por

A todos nos ha pasado: sacamos el teléfono en público y tecleamos la clave de desbloqueo o el password para alguna cuent...