Hombres y mujeres han sido capaces de reconocer la labor femenina y sus beneficios en México, así como asumir cada uno sus propias responsabilidades. Vamos por el camino correcto, no nos detengamos.

 

 

Hoy Davos estuvo en su cúspide;  acontecimientos de gran trascendencia tuvieron lugar; personalidades, celebridades y distinguidos miembros del mundo de la política internacional, caminaban en el Congress Center y calles aledañas.  La figura y alta dignidad del señor Ban Ki Moon también generó un gran movimiento: la concurrencia quería estrechar su mano, acercarse y cruzar aunque fuera un par de frases.

Por mi parte, la agenda me llevó esta mañana a conformar el pleno del Consejo Asesor del Programa de Paridad de Género, donde revisamos los avances del año 2013, y  aprobamos también la estrategia para el 2014. Del conjunto de presidentes de los grupos de trabajo del programa de paridad de género, estuvimos reunidos en esta ocasión Corea, México y Turquía, así como diversos miembros de distintos países que revisan cada año los avances.

Rendí el informe de México que este año ha escalado 16 lugares,  procedente de los lugares lugar 84 y 89 que teníamos en los años 2012 y 2011, respectivamente. Hoy, México ocupa  el lugar 68 de los 136 países en el Índice Mundial de Paridad de Género. Este logro ha sido posible gracias a una serie de esfuerzos realizados por el país en su conjunto. Es una evolución que habla de la conciencia mexicana, donde hombres y mujeres han sido capaces de reconocer la labor femenina y sus beneficios, así como asumir cada uno sus propias responsabilidades. Vamos por el camino correcto, no nos detengamos.

En México, los principales problemas se sitúan en la falta de capacitación y liderazgo, así como en la falta de programas que le brinden a la mujer un equilibrio apropiado para atender su trabajo, sin descuidar su vida familiar, y como consecuencia se observan altas tasas de deserción entre las mujeres que celebran la maternidad.

Debemos seguir trabajando en un proceso masivo de concientización, y de ser posible contar con los apoyos gubernamentales que provoquen y/o coordinen campañas al respecto.

El índice incluido en The Global Gender Gap Report evalúa a 136 países que representan más del 93% de la población mundial en cuanto a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. El informe evalúa el alcance de la brecha de género en cuatro aspectos:

• Participación y oportunidades económicas

• Acceso a la Educación

• Empoderamiento político y representación femenina en las estructuras de toma de decisiones

• Salud y supervivencia

Nicaragua encabeza nuestra región ocupando el décimo lugar mundial. Islandia es el número 1 del mundo, seguido de Finlandia, Noruega y Suecia. Esa es la meta.

En otros temas, hoy tuve la oportunidad de atender una reunión con el Presidente Enrique Peña Nieto, quien habló del gran trabajo que se hizo a nivel político en México con las reformas estructurales. En mi opinión, la reforma energética es sin duda la decisión política más importante tomada en décadas, la cual debe generar crecimiento económico y empleos calificados, perfilando así un nuevo modelo de desarrollo energético que garantice el abasto que México demanda.

Más tarde, tuve el gran honor de compartir la mesa del almuerzo con el Señor Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, quien dedicó unas palabras en torno a la importancia de fortalecer e impulsar la educación de las niñas del planeta, recibiendo una ovación a la que me sume emocionada. Las niñas son el futuro de un mundo más justo y deben aprender, desde ya, que la igualdad, más que un derecho, es una obligación que debemos asumir con responsabilidad.

 

Siguientes artículos

Extremos de locura política
Por

El PAN y el PRD están situados en los extremos, uno a la derecha del PRI y otro a la izquierda, lo que provoca que estén...