Sí, el Buen Fin está a la vuelta de la esquina, pero recuerda que independientemente de los descuentos y facilidades de pago, las cosas cuestan y tarde o temprano hay que pagarlas.

 

 

El Buen Fin está a la vuelta de la esquina. Del viernes 14 al lunes 17 de noviembre, muchos comercios estarán ofreciendo descuentos y facilidades de pago para un sinnúmero de artículos.

PUBLICIDAD

Esta iniciativa busca generar movimiento en el mercado de consumo y crédito interno. Los consumidores, mientras tanto, verán la manera de aprovechar estas fechas para comprar cosas que necesitan o desean. Otros tantos adelantarán las compras de las fiestas decembrinas.

El año pasado, bien recuerdo haber acudido a un club de compras y observé cómo todo mundo cargaba un televisor en sus carritos; parecía que los regalaban. La verdad es que, independientemente de los descuentos y facilidades de pago, las cosas cuestan y tarde o temprano hay que pagarlas.

Las facilidades de pago no son otra cosa que un crédito. Dividir el monto de una compra en cómodos pagos es una gran idea, ya que nos permite disfrutar un bien hoy y pagarlo a plazo, y en muchas ocasiones sin intereses. A veces lo que pasa es que olvidamos que 12 meses es un año; 18 meses es año y medio, y 24 meses es dos años en los que tendremos que pagar puntualmente, mes a mes, una parte para liquidar el bien que adquirimos. De entrada, una recomendación es revisar si el crédito es a meses sin intereses o si vamos a tener que pagar un sobreprecio por el financiamiento.

Si adquieres productos con tarjeta de crédito hay otra buena noticia: según el plan de lealtad de tu tarjeta, podrás generar puntos o millas aéreas, un beneficio que no te da el efectivo. Además, es más seguro traer una tarjeta que cargar billetes.

Lo más importante que debemos hacer antes de salir de compras es un presupuesto realista. De forma simplificada, la fórmula sería: Ingresos (cuánto gano) – Egresos (gatos recurrentes, pagos de créditos) – Un cacho para el ahorro – Otro pedazo para invertirlo = Capacidad crediticia. Recordemos también que el crédito no es una extensión del salario, sino una herramienta de pago.

Si en tu trabajo te dan un avance de tu aguinaldo, antes de emocionarte y salir a gastar, recuerda que en enero vienen gastos importantes, prioritarios, que debes de cubrir, como la renovación de seguros, pago de colegiaturas, predial, tenencia, etcétera.

Una vez que tengamos esto claro, hay que ir a comparar productos y precios para elegir lo que más nos conviene y lo que vamos a poder pagar sin desequilibrar nuestro presupuesto.

Cuidar nuestras finanzas personales y ser responsable en uso y pago de nuestros instrumentos crediticios nos ayudará a vivir tranquilos y a mantener un historial sano en Buró de Crédito. Recordemos que el historial es nuestro currículo y carta de presentación ante el mundo de crédito. Cuidarlo es responsabilidad de cada uno de nosotros.

Y ya que estamos en estos temas, les recuerdo que pueden solicitar su reporte de crédito gratis una vez cada 12 meses a través de la página oficial de Buró de Crédito. Ahí encontrarás información adicional sobre tus saldos y compromisos de pago para ayudarte en la elaboración de tu presupuesto.

 

 

Contacto:

Twitter: @BurodeCreditoMX

Facebook: Buró de Crédito México

Página web: Buró de Crédito

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Peña Nieto cae 23 lugares en la lista de los más poderosos
Por

La crisis política y social, detonada por la desaparición de 43 estudiantes despertó serias dudas sobre la capacidad del...