Forbes Centroamérica en alianza con SNIP de Panamá

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) rechazó que los consumidores de la energía eléctrica paguen por la irresponsabilidad y la falta de decisiones oportunas por parte de diferentes administraciones gubernamentales.

“El último incremento en la tarifa eléctrica, justificado en la no ejecución oportuna de planes relacionados con la tercera línea de transmisión, confirma lo errático de la política energética de Panamá,” señaló Gabriel Barletta, presidente de la CCIAP. “Si bien se afirma que el alza solo alcanzará a un sector de consumidores, la realidad demuestra que estos aumentos impactan costos de producción y comercialización, lo que termina por imponer efectos colaterales en precios finales de productos y servicios”, puntualizó.

Esto se da luego que la Administración de los Servicios Públicos (ASEP) anunciará un incremento de 8% en la tarifa eléctrica para el 25% de la población incluyendo a este grupo a las empresas, por lo cual se considera que se traspasará el incremento a los consumidores finales.

PUBLICIDAD

La CCIAP ha insistido de manera reiterada en la necesidad cumplir, con visión de largo plazo y carácter de sostenibilidad, el plan de expansión eléctrica con el componente de diversificar la matriz energética mediante fuentes que rompan cada vez más la dependencia del país al petróleo.

Puedes leer:  Panamá albergará congreso de banca digital

“En esa dirección, es apremiante ejecutar el proyecto de la cuarta línea de transmisión, antes de que las proyecciones estimadas para su necesidad sean desbordadas, como ocurrió en esta ocasión. Mientras, que se debe fortalecer ETESA con el fin de que la empresa pueda competir con eficiencia en el mercado de electricidad,” señaló el presidente de la CCIAP.

Anteriormente la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede)  indicó que el aumento en la tarifa eléctrica para el periodo de julio a diciembre 2018, sí impacta directamente al 25% de los clientes, dado que son los que consumen más de 300kwh al mes, en este grupo de consumidores se encuentran los comercios y el sector industrial. Por lo tanto, ese ajuste promedio de 8.4% sí afectará los costos de producción y comercialización de las empresas que pudieran reflejarse en los precios finales de productos y servicios al consumidor.

“El ajuste en la tarifa tiene un componente de combustible, que impacta por tener más de un tercio de la matriz energética basada en generación térmica, y el otro componente que es el impacto en los costos adicionales debido a retrasos en la tercera línea de transmisión a cargo de ETESA. Es decir, que las deficiencias en la transmisión se han traspasado al usuario final, por lo que debemos llamar a la reflexión como país sobre el modelo de gestión de ETESA que queremos y necesitamos” dijo el gremio.

 

Siguientes artículos

Urge a Latam estrategia en el área tecnológica
Por

Es hora ya de crear una verdadera estrategia en términos de Porter para Latam, en el área tecnológica, y enfocarnos en a...