Todos los cambios hormonales tienen efectos sobre el estado de salud de las embarazadas. Además de los mareos y náuseas, hay desórdenes digestivos, como el estreñimiento. ¿Qué hacer?

 

 

Para las mujeres, la etapa del embarazo es un proceso de adaptación a múltiples cambios que su cuerpo enfrenta; en este sentido, es probable que las hormonas tengan efectos en su estado físico y emocional desde las primeras semanas. Además, las necesidades de alimentación y cuidados también cambian, centrándose en el óptimo desarrollo y crecimiento sano del bebé.

PUBLICIDAD

De acuerdo con las recomendaciones de expertos, es importante empezar a modificar la alimentación, sin que esto signifique “comer por dos” pues no es necesario ya que durante el primer trimestre se recomienda un aumento de 150 Calorías y de 350 durante los últimos 2 trimestres.

Durante el embarazo hay ciertos nutrimentos en los que se debe tener especial cuidado, ya que permiten el óptimo desarrollo del bebé mientras se mantiene un estado de salud y nutrición adecuadas. Algunos de estos nutrimentos son el ácido fólico, una vitamina que ayuda a la formación del sistema nervioso del bebé; el calcio, para la formación de los huesos y las proteínas que son las encargadas de formar todos los nuevos tejidos que el bebé necesita.

Un nutrimento que en muchas ocasiones pasa desapercibido y guarda especial importancia especialmente en el embarazo es la fibra. Todos los cambios hormonales que toman lugar en esta etapa tienen efectos sobre el estado de salud de las embarazadas. Los efectos más conocidos de las hormonas son los mareos y náuseas, pero existen otros síntomas digestivos que pueden modificar el estilo de vida, por ejemplo el estreñimiento -un padecimiento muy común que se presenta durante el embarazo-.

Los datos disponibles sobre la disfunción intestinal durante esta etapa son sorprendentemente escasos. La mayor parte de la información disponible, procede de investigaciones que tienen más de 20 años. Además, hay deficiencias tanto en las metodologías como en las definiciones utilizadas en los estudios publicados, lo que hace que su interpretación sea difícil. Investigaciones españolas del 2010 informan que el 38% de las mujeres sufren estreñimiento en el segundo trimestre de gestación y el 20% en el tercero.

 

¿Por qué se presentan cambios en los procesos digestivos durante el embarazo?

Las hormonas juegan un papel importante,  el  cambio hormonal más representativo es la elevación de la producción de progesterona (hormona cuya función es inhibir o disminuir la contractilidad del músculo liso del tracto digestivo), lo que podría influenciar el desarrollo de estreñimiento.

Otros factores identificados como potencialmente causales en el desarrollo de estreñimiento incluyen los efectos mecánicos del útero y suplementos dietéticos de vitaminas y minerales, por ejemplo suplementos de calcio o hierro.

 

Una solución al problema

Para ayudar con las molestias del estreñimiento, el tratamiento más recomendado por los expertos en Nutrición  es un consumo adecuado de fibra. Una razón importante para considerar el consumo de fibra como tratamiento del estreñimiento durante el embarazo es que, en comparación con otros productos como laxantes, la fibra no produce efectos secundarios, siendo seguro para la mamá y el bebé.

En estudios clínicos en los que se ha evaluado el efecto del consumo de 30 gramos de fibra se ha observado que las mujeres que logran este consumo aumentan el número de evacuaciones e incluso la consistencia de las heces en comparación con las mujeres embarazadas que no cubren la recomendación de 30 gramos al día.  Cabe mencionar que si la fibra de la dieta proviene del salvado de trigo, el incremento en la frecuencia de las evacuaciones puede ser mayor.

Lograr los 30 gramos recomendados al día parece difícil pero afortunadamente existen múltiples opciones de alimentos en el mercado   que nos ayudan a cumplir la recomendación, como cereales integrales, elaborados con fibra natural de salvado de trigo, así como el consumo de verduras y frutas. No podemos dejar de mencionar la importancia del consumo de líquidos para que la fibra pueda hacer todo su efecto positivo.

 

*En Colaboración con LN Gabriela Gaona, Nutrition Business Partner Jr. para Kellogg Latinoamérica.

 

 

Contacto:

https://twitter.com/AllBran_

 

 

Referencias:

  • Ruiz-Roso, B. Efectos positivos de la ingesta adecuada de fibra dietética en la gestación y lactancia. Madrid 2010.
  • Vazquez JC. Constipation, hemorroids and heartburn in pregnancy. Clinical Evidence 2008;02:1411.
  • Papanikolaou, Y; Fulgoni, V. 2010. IN Dietary Fibre: New Frontiers for Food and Health, edited by Jan Willern van der Kamp, Julie Jones, Barry Mccleary, David Topping. 2010. “The Effect of Wheat bran on Various Measures of Bowel Function and Regularity, by Y Papanikolaou and V. Fulgoni pg. 261-281.
  • Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI-2010. Especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas pre-envasados-información comercial y sanitaria.

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

No sólo lavan y cocinan, también luchan
Por

Un recorrido por la historia de las mujeres en la lucha libre, lo que hay detrás de sus carreras y su éxito, su lado B,...