Por Sergio Naylor*

Las compañías de consumo están lidiando ante un tsunami de fuerzas simultáneas. Desde el envejecimiento de la población hasta la entrada de los millennials en la fuerza laboral, del Internet de las Cosas a las comunidades de consumidores en línea, desde mayores reformas reguladoras hasta una mayor inspección sobre las compañías.

Por su parte, la innovación digital también está sacudiendo a la industria, cambiando el poder de las marcas hacia los consumidores, transformando el valor de los jugadores tradicionales por insurgentes digitales y poniendo al consumidor en el centro de todo.

Sin embargo, hoy los consumidores están haciendo que las empresas en la industria trabajen más para ganar dinero. Las cuales necesitan pensar profundamente acerca de qué significan los medios digitales para ellos y qué problemas digitales pueden ayudarlos a superar.

PUBLICIDAD

De acuerdo con el estudio realizado por el World Economic Forum, en colaboración con Accenture: Digital Transformation Initiative, para la industria de Consumo, se identificaron cuatro temas centrales que serán fundamentales para la transformación digital en las compañías de este ramo en las próximas décadas.

  1. Flujo de datos del consumidor y captura de valor: La creciente digitalización creará oportunidades para que las empresas utilicen datos del consumidor que impulsarán la innovación y mejorarán las experiencias de los clientes. Desarrollar modelos exitosos de monetización de datos será un desafío crítico para la industria. La creciente importancia de los datos de los consumidores y de las empresas aumentará el escrutinio y la participación de consumidores y reguladores, ya que la sociedad otorga una prima aún mayor a la privacidad y transparencia de los datos.
  2. La economía de la experiencia: Los productos se convertirán en servicios y los servicios en experiencias, con los datos sirviendo como la columna vertebral de su entrega. La creación de nuevos modelos de ingresos se convierte en una oportunidad ante un entorno en el que éstos potencialmente podrían disociarse de la producción y estar estrechamente vinculados con los resultados hacia las personas y la sociedad.
  3. El Retail omni-canal: Las tiendas tradicionales tendrán una metamorfosis para mantenerse relevantes frente al crecimiento de las compras en línea en la mayoría de las categorías. Las empresas de productos de consumo también necesitarán tener estrategias efectivas para competir en un “mundo más plano” e identificar maneras de replicar y mantener la calidad de la experiencia del consumidor a través de los canales.
  4. Un modelo operativo digital: Desarrollar cadenas de suministro inteligentes y fabricas inteligentes será clave para permitir la personalización masiva de productos y experiencias omnidireccionales. La capacidad del modelo operativo de una empresa para administrar las experiencias de los consumidores será fundamental para obtener una mayor ventaja competitiva.

Se estima que la agenda digital genere un valor acumulativo de 4,9 billones de dólares para la industria de consumo en términos de utilidades operativas de 2016 a 2025. Esto representa aproximadamente el 14% de las utilidades operacionales totales de la industria durante el mismo período.

El éxito de la transformación digital se basará en el éxito que las empresas de consumo tengan frente a la innovación, manteniendo la confianza de sus consumidores. Ante este contexto, ¿qué necesitan hacer las empresas de consumo para mantenerse a la vanguardia frente a la transformación digital?

  • Romper barreras organizacionales tradicionales: los departamentos dentro de una empresa deben estar alineados para que múltiples funciones puedan acceder a datos y comentarios de los clientes en tiempo real, con el fin de tomar decisiones coordinadas.
  • Invertir en alianzas: las alianzas toman mayor relevancia en el panorama digital, especialmente porque las compañías buscan ofrecer a los consumidores experiencias más allá del producto principal. Ayudarán a proporcionar una experiencia continua hacia los consumidores a medida que cambian entre productos o servicios, generando valor para las empresas involucradas y ayudando a promover la lealtad de clientes y usuarios.
  • Invertir en habilidades y capacidades digitales: las empresas de consumo necesitan invertir ampliamente en las habilidades digitales de la base de su talento, ya sea a través de programas de capacitación o adquiriendo nuevas start-ups. Necesitarán crear capacidades para escuchar a sus clientes, buscar nuevas ideas disruptivas y responder a las opiniones de sus clientes.
  • Construir una presencia omni-canal: las empresas tendrán que prepararse para competir en el mundo omnipresente. Se requerirá inversión en cadenas de suministro inteligentes que agreguen flexibilidad para tolerar la mayor volatilidad de la demanda que genera el entorno omnidireccional.

Finalmente, nuestro estudio resalta que los temas de transformación digital tocan una idea común: las empresas de la industria tienen la oportunidad de ir más allá de ser sólo proveedoras, fabricantes o vendedoras y convertirse en una plataforma o socias de una plataforma, lo cual -en muchos casos- implicará expandirse más allá de su esencia.

Estas plataformas para ser exitosas tendrán que encontrar maneras de nutrir el ecosistema a su alrededor. Esto puede incluir iniciativas como la alianza con otras industrias, con el gobierno, con innovadores y con empresas de otros sectores; construir habilidades digitales; invertir en infraestructura avanzada de transporte; y desarrollar tecnologías de vanguardia para impulsar la diferenciación.

*Sergio Naylor es Socio Director de la industria de Productos, Accenture México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

carlos-slim-conferencia
Perú recibe apoyo de Carlos Slim por inundaciones
Por

El fenómeno meteorológico del Niño Costero que ha dejado al menos 84 muertos, más de 666,000 afectados y 11, 098 viviend...