La contingencia ambiental que ha afectado a la Ciudad de México puede elevar el costo de los seguros vehiculares, anticipó Recaredo Arias, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

“La velocidad de circulación de los vehículos sería mayor y el costo medio de los accidentes sería mayor, aunque la frecuencia bajaría”, explicó el directivo en conferencia de prensa.

Un seguro vehicular básico, que ampara responsabilidad civil y daños a terceros, cuesta en México entre 1,500 pesos y 5,084 pesos, según datos del simulador de seguros de automóviles de la Comisión Nacional para la Protección y defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

En México, el costo promedio por accidente vehicular es de 24,603 pesos, según datos de AMIS.

PUBLICIDAD

El 14 de marzo se activó la primera contingencia ambiental después 14 años en la Ciudad de México y Zona Metropolitana por el reporte de altos niveles de ozono en la urbe.

El 4 de abril, la Comisión Ambiental de la Megalópolis anunció que el parque vehicular de la Ciudad de México y Estado de México se reduciría hasta 40% en caso de contingencia fase I y hasta 50% si alcanza la fase II.

El directivo de AMIS explicó que la industria aseguradora no puede diseñar productos para proteger o indemnizar a los conductores en caso de que, por una medida de gobierno, deban dejar de circular.

“Nosotros no vemos que haya seguros para indemnizar en caso de contingencia, son decisiones de las autoridades. Los seguros no pueden incluir cláusulas en caso de que una fábrica deje de operar o un auto no pueda circular determinados días”, manifestó Arias.

Como parte de la conferencia, la Asociación anunció también que dedicará su 26 Convención a debatir y proponer sobre los temas relacionados a la Innovación Digital en Seguros. El evento gremial se realizará el 19 y 20 de abril.

 

Sector asegurador, con rezago en tecnología

El directivo de AMIS reconoció que el sector asegurador se encuentra rezagado en tecnología, en particular porque las aseguradoras se enfocaron durante los últimos dos años en la nueva ley de instituciones de seguros y fianzas.

Otro reto que enfrentan las aseguradoras es el robo de identidad. Al preguntarle si esta problemática tuviera un semáforo, qué color tendría en México, Arias respondió que sería amarillo.

“Estamos en un ámbar. Por eso las autoridades financieras están alertando para que la gente esté consciente de que existe el riesgo y tomen medidas de prevención”.

El director general de AMIS detalló que el robo de identidad afecta más a las personas, mientras que el ‘hackeo’ o secuestro de bases de datos golpea más a empresas.

Entre enero y septiembre de 2015, las reclamaciones a un posible robo de identidad llegaron a 40,436, desde las 30,154 registradas en el mismo periodo de 2014.

“Estamos en la etapa de alerta ante estos riesgos. Tiene que haber una gestión contra ellos. Al interior de la gestión, el aseguramiento es una de las estrategias”.

 

Siguientes artículos

América Latina, en riesgo de contraerse por segundo año consecutivo
Por

Por el contrario, para México, Centroamérica y el Caribe, que tienen menor dependencia a las exportaciones de commoditie...