Reuters.– El Papa Francisco decidió apartar del sacerdocio a dos obispos chilenos vinculados a una extensa crisis por abusos sexuales cometidos por miembros del clero en el país, dijo el sábado el Vaticano.

El Vaticano identificó a los dos sacerdotes removidos como Francisco José Cox Huneeus, arzobispo emérito de La Serena, y Marco Antonio Órdenes Fernández, arzobispo emérito de Iquique.

Una declaración del Vaticano señaló que la decisión del Papa era inapelable y definitiva. Se refirió a una parte de la ley canónica de la Iglesia relacionada a los delitos de abuso sexual contra menores.

La remoción del sacerdocio, oficialmente llamada la dimisión del estado clerical, implica que la persona ya no es un cura. Es el castigo más duro que la Iglesia Católica puede aplicar a un miembro del clero.

PUBLICIDAD

El mes pasado, Francisco dimitió el estado clerical al sacerdote Fernando Karadima, un cura de 88 años que abusó sexualmente de jóvenes durante años y que es el foco de un escándalo de abusos sexuales más amplio que se encuentra bajo investigación.

Las denuncias contra diversos miembros de la Iglesia Católica llevaron este año al Papa Francisco a abrir la investigación que ha generado la salida de obispos y otros sacerdotes acusados de realizar o encubrir abusos contra menores. En junio, el Papa aceptó la renuncia de cinco obispos implicados en la investigación por abusos, incluyendo a Juan Barros, quien se convirtió en el centro de la polémica al ser acusado de encubrir los crímenes de Karadima, su mentor.

La Fiscalía chilena también ha lanzado una fuerte ofensiva en la materia y hasta ahora ha triplicado las investigaciones sobre abusos por parte de miembros de la iglesia.

 

Siguientes artículos

¿Es válida la relación ente el consumo de pollo y las importaciones de petróleo?
Por

Una correlación es una correspondencia o relación recíproca entre dos o más acciones, fenómenos o variables, aunque corr...