De acuerdo con el UPS Business Monitor Latin America, el 70% de 800 ejecutivos de Pymes creen que el comercio en la región crecerá en los próximos 12 meses.

 

Pese a las perspectivas que persisten sobre las economías emergentes cuando Estados Unidos cierre la llave del estímulo monetario y los capitales terminen por emigrar, hay quienes mantienen el optimismo para hacer negocios: son las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), específicamente las de América Latina.

Al menos, eso es lo que muestra el UPS Business Monitor Latin America, pues el 70% de 800 ejecutivos de Pymes entrevistados creen que el comercio en la región crecerá en los próximos 12 meses.

PUBLICIDAD

Aunque las economías de Estados Unidos y la zona euro están empezando a recuperarse, las que mejor soportaron el impacto de la crisis fueron las latinoamericanas. Están los ejemplos de Chile, Brasil y México, que precisamente son los que menos probabilidades ven de que ocurra otra recesión, de acuerdo con el estudio.

Frente a este clima de optimismo, ¿dónde queda México? El país puede ser de los más beneficiados, gracias a su posición geográfica. Mientras se espera que la demanda externa de Estados Unidos repunte y pueda ayudar al país en su crecimiento, en Latinoamérica está creciendo la clase media y su poder adquisitivo, lo que aumenta las posibilidades de hacer más negocios, comenta la presidenta de UPS Americas, Romaine Seguin.

 

Optimismo contra la desaceleración

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, dijo el pasado viernes que cuando las economías avanzadas comiencen a retirar sus estímulos monetarios, las emergentes entrarían en “terreno desconocido”, luego de que estas inyecciones de dinero revalorizaron sus monedas, pero ante la expectativa de retiro, las divisas ya empiezan a perder valor frente al dólar.

Pero para las Pymes, en específico las latinoamericanas, el contexto internacional no ocupa el primer lugar en su lista de preocupaciones. Alrededor de la mitad de las Pymes encuestadas no creen que el contexto económico y financiero de los países desarrollados afectarán sus negocios.

Al contrario, 47% de éstas piensan que la situación económica de sus empresas se encuentra mejor que el año pasado.

“El potencial es muy bueno en el mercado global. Obviamente hay particularidades en los mercados de cada país y en sus Pymes, pero vemos potencial en Colombia, México y Chile para continuar el crecimiento en los próximos 12 meses”, comenta en entrevista Romaine Seguin.

 

México, clave en la ecuación

Uno de los motivos de que las Pymes en Latinoamérica sean más optimistas sobre el comercio global es porque su población está incrementando su poder de compra. Al Norte, Estados Unidos podría fortalecer su recuperación e incrementar su demanda externa.  En medio está México, que puede verse muy beneficiado, considera Romain Seguin.

“La clave está en el incremento del poder de ingreso en Sudamérica, en países como Brasil, Chile y Colombia. El poder adquisitivo de la clase media ha mejorado significativamente. En México, la posición estratégica que tiene entre Sudamérica y Norteamérica, que es un proveedor industrial importante para México, y el Sur es un mercado crítico para las Pymes en México”, agrega.

Romaine Seguin fundamenta su optimismo en México también por la inversión que atrae, en especial la industria automotriz, sector estratégico para el país y en el que las Pymes son las principales beneficiadas

Precisamente este sector es el cuarto en el que los entrevistados en el estudio ven mayores oportunidades; el primero es en tecnología e informática, seguido de construcción y hotelería y turismo.

 

Mejores perspectivas, mismos obstáculos

Aunque las Pequeñas y Medianas Empresas tienen mejores perspectivas en sus negocios, los obstáculos para crecer siguen siendo los mismos.  La búsqueda de proveedores, los aranceles y las exportaciones, además de  las barreras comerciales, son los principales obstáculos que señalaron las empresas en la sexta edición de la encuesta de UPS.

Con estos factore,s las Pymes no pueden hacer mucho, pero los gobiernos latinoamericanos sí podrían avanzar al respecto. A principios de enero, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) subrayó una mayor necesidad de una mayor articulación de las políticas públicas y las acciones del sector privado para no limitar el desempeño de las Pymes.

Lo que sí podrían hacer las Pymes es en invertir en segmentos que son clave para su crecimiento.  Las principales prioridades de inversión para las Pymes son la inversión en marketing y ventas, en desarrollo de fuerza de trabajo y en infraestructura física. Pero la inversión en información tecnológica queda en cuarto lugar, algo crucial para su crecimiento, indica Romaine Seguin.

“La tecnología es un componente muy, muy importante para las pequeñas y medianas empresas”, hace énfasis la directiva.

Pese al mal panorama macroeconómico, el momento de las Pymes en Latinoamérica parece ser ahora.

 

Siguientes artículos

Innovación, ¿con límites?
Por

¿Hasta dónde se puede ir cuando de innovar se trata? ¿Deberían tener límites los giros de tuerca que se le da a la tecno...