Estando en el Foro Forbes Mujeres Poderosas: Liderazgo 3.0, donde mucho se habló sobre el papel de aquellas personas que nos influencian desde niñas, no pude evitar recordar algunas conversaciones con mi papá y el efecto que éstas tuvieron en mi futuro.

Reproduzco algunas de ellas en diferentes momentos importantes de mi vida:

Conversación con mi papá cuando era niña…
Mi papá: Gildita, ¿qué quieres hacer cuando seas grande?
Yo: Quiero trabajar en una oficina.
Mi papá: Muy bien… ¿secretaria?
Yo: No, papá, quiero ser el jefe.

Conversación con mi papá cuando era yo adolescente…
Mi papá: Y, por fin, ¿qué vas a estudiar?
Yo: Administración pública. Quiero ser presidente de México.

PUBLICIDAD

Conversación con mi papá al terminar la maestría…
Yo: Mira, papá, ya me dieron mi título después de tanto esfuerzo.
Mi papá: Muchas felicidades. Lo guardas hasta abajo del cajón, le echas llave y te pones a trabajar por México.

Conversación con mi papá 5 años antes de morir…
Yo: Papá, no sé si el reto de dirigir esta empresa me quede grande.
Mi papá: Si no aceptas el reto, todo lo que has estudiado y todos los errores que has cometido van a ser en vano.

Sin duda, soy un producto de mi entorno.

Mi caso está lejos de ser el de muchas mujeres que no pueden escuchar mensajes que refuercen su valor como personas en los momentos importantes –así como en los cotidianos– de su vida. Frases provenientes de su padre, un maestro, compañeros de la escuela o trabajo, un jefe, novio o esposo. La calidad de la comunicación que escuchamos sobre nosotras a través de otros o a través de los mensajes que nos decimos a nosotras mismas va a determinar nuestras creencias, y éstas van a ir conformando nuestro futuro construyéndolo o destruyéndolo día con día.

Como mujeres, nosotras mismas deberemos buscar y acercarnos a los lugares donde se generan y refuerzan los mensajes que nos dan valor. Deberemos leer sobre historias de mujeres que nos inspiren, pero más que nada deberemos creer que nosotras podemos ser exitosas no importando las circunstancias.

Desprendámonos de lugares con comunicación tóxica que nos hace daño. Acerquémonos a personas y organizaciones que van a ver nuestro potencial y a acompañarnos en nuestro camino al éxito.


Dedicatoria: Recién celebramos el Día del Padre, y por eso quiero dedicar esta nota a todos los papás que influyen de manera positiva hoy en lo que sus hijas pensarán de sí mismas el día de mañana.


Contacto:

Twitter: @Impuestum

Facebook: Impuestum

YouTube: impuestum contadores

LinkedIn: Impuestum Contadores

Página web: impuestum contadores

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

mujeres-emprendedoras
La mujer dominicana se apropia de la revolución industrial 4.0
Por

Desde que la mujer participó en la consolidación de la sociedad industrial a mediados del siglo XVIII, favoreciendo su i...