Notimex.- La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) rechazó la propuesta de diversos gobiernos estatales para regular vehículos internados ilegalmente, llamados de forma coloquial “autos chocolate”, por afectar la economía formal y representar un riesgo para la seguridad.

El organismo demandó a las autoridades correspondientes reconsiderar y desistir de esos planes, pues la industria automotriz en México ha sufrido “fuertes golpes” en el último año.

La venta de autos ligeros, apuntó la Coparmex, disminuyó 8.0% y la de vehículos pesados decreció 9.0% durante el primer semestre de 2018.

Las tres marcas con mayor presencia en México también experimentaron una baja considerable en sus ventas: 16% para Nissan, 13.2% para General Motors y 22% para Volkswagen.

PUBLICIDAD

El panorama adverso, agregó, se puede explicar por varios factores, en especial por la incertidumbre asociada a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), a las elecciones en México, al aumento en las tasas de interés y a la volatilidad cambiaria que impacta directamente las ventas en el sector.

Lee también: Incertidumbre por TLCAN pega a la producción y exportación de autos

La Coparmex advirtió en un comunicado que la producción y venta de automóviles en la economía formal han sido afectadas también por los programas de inspiración política para la regularización de “autos chocolate”.

Aunado a ello, hizo referencia a la propuesta del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de “recorrer” 30 kilómetros hacia el sur las aduanas de la frontera norte para crear de forma repentina una zona franca.

El organismo dirigido por Gustavo de Hoyos acentuó en su mensaje semanal que la introducción ilegal de “autos chatarra” compromete la seguridad vial en calles y carreteras, pero sobre todo pone riesgo la seguridad pública.

“No es un asunto marginal”, subrayó la cúpula empresarial, la cual expuso que la comercialización de los vehículos chatarra representa 10.05% de las ventas totales de vehículos en México, en detrimento de la producción nacional.

Por ello, la Coparmex alertó que el sector automotriz podría enfrentar de nuevo esta amenaza si los nuevos intentos por regularizar los vehículos importados usados fructifican.

Esto, debido a que varios gobernadores han propuesto regularizar estos vehículos a través de un engomado que les permita circular, de ahí que el sector patronal rechazó esas medidas de clara orientación política.

De manera paradójica, sostuvo que esta medida sería contraproducente para los estados fronterizos, pues 68% de los vehículos importados se concentra en esa zona durante el primer semestre de 2018.

Ante este escenario, la Coparmex llamó a los gobiernos estatales involucrados en la regularización de “autos chocolate” a que reconsideren y desistan de ese propósito.

Te recomendamos: En México, seis de cada 10 de los autos más vendidos son inseguros

En su opinión, también se debe considerar el tema dentro de las renegociaciones del TLCAN, toda vez que será “inevitable” que México sea el basurero regional de vehículos obsoletos provenientes del resto de Norteamérica sin una normativa fortalecida que otorgue seguridad jurídica a quienes importan vehículos dentro de la ley.

Añadió que la introducción anárquica de vehículos usados sólo crea una competencia desleal e indirecta con los vehículos producidos en el territorio nacional, el cual transfiere recursos al exterior, sin ningún impacto positivo en la economía del país.

 

Siguientes artículos

Moody’s ve estables a empresas mexicanas hasta mediados de 2019
Por

El reporte de Moody's excluye al sector de gas y petróleo que podría enfrentar cambios de regulación.