Las autoridades alemanas estaban desconcertadas mientras intentan explicar por qué el copiloto de la aerolínea de bajo costo de Lufthansa parece haber tomado el control del A320 cuando el capitán salió de la cabina y lo llevó a un descenso mortal.

 

Reuters

El alemán Andreas Lubitz, copiloto de Germanwings que según los fiscales estrelló el martes deliberadamente un avión en los Alpes matando a 150 personas, fue descrito por los vecinos de su localidad natal de Montabaur como un “tipo normal” y un “joven amable”.

PUBLICIDAD

“Era un tipo completamente normal”, dijo Klaus Radke, jefe del club de vuelo local donde Lubitz recibió su primera licencia hace algunos años. En el otoño boreal pasado, Lubitz regresó a la academia para un curso de actualización con Radke.

“Lo llegué a conocer (…) como un joven amable, divertido y educado”, dijo Radke.

La pequeña localidad de 12,000 habitantes del oeste de Alemania estaba conmocionada el jueves con la noticia de que los fiscales franceses sospechan que Lubitz, de 28 años, estrelló deliberadamente el Airbus.

Las autoridades alemanas estaban desconcertadas mientras intentan explicar por qué el copiloto de la aerolínea de bajo costo de Lufthansa parece haber tomado el control del A320 cuando el capitán salió de la cabina y lo llevó a un descenso mortal.

Lubitz no tenía ninguna relación conocida con grupos terroristas, dijo el ministro del Interior alemán, Thomas de Maiziere.

Al parecer llevaba un estilo de vida activo, ya que corrió media maratón con un buen tiempo, y mostraba interés en la música pop y los clubes nocturnos, según su página de Facebook, en la que destacaba una foto de Lubitz en el puente Golden Gate de San Francisco.

“Estoy sin palabras. No tengo ninguna explicación para esto. Conociendo a Andreas, esto es inconcebible para mí”, sostuvo Peter Rücker, miembro desde hace tiempo del club del vuelo donde dijo haber conocido bien a Lubitz.

“Andreas era un joven muy amable que recibió formación aquí y era miembro del club”, dijo Rücker. “Era muy divertido, aunque quizás a veces un poco callado. Era un chico como muchos otros aquí”, agregó.

Cerca de la pequeña casa blanca en la que Lubitz vivió y donde la policía rápidamente comenzó a hacer guardia, un vecino llamado Hans-Jürgen Krause dijo estar “muy conmocionado” por las noticias.

Por su parte, Armin Pleiss, profesor de la escuela secundaria Mons-Tabor-Gymnasium donde Lubitz se graduó en 2007, dijo a Reuters: “Estoy tan conmocionado y sorprendido como ustedes”. Lubitz fue a esta escuela de 1.300 alumnos antes de que Pleiss fuera director.

Germanwings ha dado hasta el momento datos biográficos incompletos del copiloto, que sólo tenía 630 horas de vuelo, al contrario que el capitán, que acumulaba más de 6.000 horas y que había trabajado para Lufthansa por 10 años.

Lubitz fue entrenado en la academia de pilotos de Lufthansa en Bremen, que rechazó hablar sobre él. Su club de vuelo local mostraba un lazo negro en su sitio web con el número del vuelo y el nombre “Andreas”.

“Tenía muchos amigos, no era solitario”, dijo Rücker.

“Estaba integrado en el grupo. Nuestro club lo forma principalmente gente joven que aprende cómo volar planeadores y luego obtiene una licencia, y posteriormente quizás, como en su caso, da el salto a la aviación comercial”, agregó.

 

Siguientes artículos

Confianza del consumidor alemán sube a máximos de 13 años
Por

El índice de optimismo subió a 10.0 en camino a abril desde 9.7 en marzo, su mayor su lectura desde octubre de 2001, lo...