Corea del Norte calificó de todo un éxito el lanzamiento de un misil balístico de medio alcance que cayó en el Mar de Japón, interpretado en Seúl como un desafío al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Un misil tierra-tierra de medio-largo alcance Pukguksong-2 (Estrella Polar-2, en coreano) fue probado con éxito el domingo”, indicó este lunes la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA).

KCNA describió el lanzamiento como el ensayo de un “sistema de armamento estratégico de un nuevo tipo al estilo coreano” y agregó que el líder norcoreano, Kim Jong-un “dirigió personalmente los preparativos”.

PUBLICIDAD

Kim “manifestó gran satisfacción por la posesión de otra poderoso medio de ataque nuclear que se suma al tremendo poderío del país”, apuntó la agencia estatal.

Los medios estatales publicaron varias fotos de Kim observando el lanzamiento desde un centro de seguimiento y posando con personal militar de la base de Banghyon, desde donde fue disparado el proyectil.

Te interesa leer: Trump desarrollará misil contra Irán y Corea del Norte

El domingo, el ministerio surcoreano de Defensa indicó que el misil fue disparado desde una base aérea en la provincia occidental norcoreana de Pyongan del Norte y se dirigió hacia el este, antes de caer en el Mar de Japón.

En tanto, la nota de KCNA aseguró, además, que el nuevo misil fue desarrollado en apenas seis meses y que emplea un nuevo motor de alta propulsión y combustible sólido en vez de líquido.

A diferencia del combustible líquido, el sólido permite cargar los proyectiles más rápido y mantenerlos durante largas temporadas almacenados -por ejemplo, en silos subterráneos- y listos para disparar, lo que hace más difícil detectarlos mediante la vigilancia por satélite.

La prueba balística que llevó a cabo el régimen de Pyongyang el domingo fue su primer lanzamiento de un misil desde el pasado mes de octubre y se convierte también en la primera provocación militar del régimen de Kim desde que Trump llegó a la Casa Blanca, el 20 de enero.

Sin embargo, en agosto del año pasado, Pyongyang anunció que había probado un misil Pukguksong-1 a partir de un submarino y afirmó que el cohete ponía el continente americano a su alcance.

 

Corea del Sur, Japón y EU piden reunión urgente de la ONU

Este lunes, los gobiernos de Corea del Sur, Japón y Estados Unidos solicitaron una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con vistas a castigar a Pyongyang por esta última prueba armamentística.

El año pasado, el Consejo de Seguridad aprobó dos paquetes de sanciones contra Corea del Norte después de que detonara dos bombas atómicas en apenas ocho meses y realizara más de 20 lanzamientos de proyectiles balísticos, entre ellos el de un cohete especial, considerado un ensayo encubierto de misiles de largo alcance.

Trump y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, conminaron a Pyongyang tras el lanzamiento a detener sus provocaciones y aseguraron que Tokio y Washington están juntos “al cien por cien”.

Además, la UE consideró “provocador e inaceptable” el lanzamiento y aseguró que estudiará la respuesta junto a la comunidad internacional, mientras que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, exigió a Pyongyang que se abstenga de futuras “provocaciones” que “socavan la seguridad regional e internacional”.

 

Elevan alertas en este de Asia por lanzamiento de misiles

Corea del Norte elevó de nuevo las alertas en el este de Asia por otro de sus ensayos de misiles, el primero en el nuevo gobierno de Estados Unidos, y que promovió una sesión de urgencia del Consejo de Seguridad.

Con información de agencias

 

Siguientes artículos

Lenguaje jurídico incomprensible
Por

Lay leyes oscuras, ambiguas y confusas sólo son entendibles para juristas. Por ello, movimientos sociales en el mundo tr...