La tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte registró este martes una nueva escalada, luego de que Pyonyang amenazó con responder de manera “despiadada” a los ejercicios militares que realizan las fuerzas estadounidense y surcoreanas, los cuales consideró una “peligrosa provocación militar”.

A través de un texto publicado este martes por KCNA, la agencia de noticias oficial del régimen en Pyonyang, el gobierno norcoreano señaló que se ignoraron sus “advertencias para actuar en la dirección correcta ante la actual situación y han llevado a cabo peligrosas provocaciones militares“.

“Estados Unidos será totalmente responsable de las catastróficas consecuencias que acarrearán esas imprudentes maniobras de guerra agresiva, ya que escogieron una confrontación militar con la RPDC”, mencionó el comunicado.

Esto luego de que Corea del Sur y Estados Unidos iniciaron este lunes los ejercicios conocidos como Ulchi Freedom Guardian, en los que participan alrededor de 67,500 soldados y se realizan cada año, son una simulación bélica computarizada a gran escala en la que se ensayan las respuestas conjuntas ante una hipotética invasión por parte de Norcorea.

PUBLICIDAD

Pyonyang ha mostrado en reiteradas ocasiones su malestar por estos ejercicios, que concluirán el próximo 31 de agosto, ya que considera que el verdadero objetivo es preparar una invasión en su contra. En el pasado ha respondido a estos ensayos con pruebas de lanzamiento de misiles.

“Estados Unidos debería asumir toda la responsabilidad por los catastróficos resultados de sus imprudentes juegos de guerra ya que ha elegido la confrontación militar con nosotros”, señaló también el texto de KCNA. También advirtió que “está observando atentamente, preparados y a la espera”.

Por otra parte, durante un foro organizado por la ONU, Corea del Norte dijo que “nunca” renunciará a su industria nuclear, ni la usará como moneda de cambio en una hipotética mesa de negociaciones.

Esto al considerar que se tratan de “opciones legítimas para la autodefensa”, aseguró Ju Yong Chol, el enviado norcoreano a la Conferencia de Desarme de la ONU realizada este martes en Ginebra.

En el marco de ese foro, el gobierno de Japón dijo que se debe mantener la presión sobre Corea del Norte para que detenga sus programas nucleares y de misiles, mientras Estados Unidos hizo hincapié en que las opciones para la nación asiática son la beligerancia o la prosperidad.

Las declaraciones del régimen de Kim Jong Un se dan después de una de las peores escaladas verbales de los últimos años entre Pyongyang y Washington, las cuales habían entrado en una etapa de enfriamento la semana pasada.

Con información de Reuters, Europa Press y KCNA.

 

Siguientes artículos

dolar-tipo-de-cambio
Reservas internacionales suman su octava caída semanal
Por

Las pérdidas de estos activos del país se han reducido de forma gradual desde los 261 mdd que disminuyó en la semana del...